//-->

17.7.06

Historia para inventar

Siempre he tenido un especial interés por las tramas secretas, esos giros inesperados y ocultos del dudoso recuento que es la historia (o la Historia). Desde niño me han llamado la atención esas zonas poco confiables en las que las relaciones de hechos se dejan novelar en toda su nebulosa contextura y se ponen al alcance de quienes quieran jugar con ella, modelándolas para jugar como con plasticina olorosa, intercalando lo supuestamente real y lo supuestamente irreal en una inédita realidad que, muchas veces, supera en “inverosimilitud” a la ficción.
Con este tipo de rumores o eventos no comprobados -supuestamente ocultos por algún odioso y repugnante ente, debidamente poderoso y malévolo- la historia queda al alcance de avispados autores y de eruditos para ser reinterpretada o simplemente reinventada para crear un producto de ficción. También desde la solitaria biblioteca de este Faro se puede jugar a eso: es posible inventarse un “warp”, es decir una zona anómala en las que las leyes físicas permiten mezclar historias, personajes y dimensiones temporales dándole un matiz diferente a la palabra “ficción”.

Hay una de estas interpretaciones que me parece muy interesante:

Colón descubrió América.... en 1485

Se lee en una inscripción en la tumba del papa Inocente VIII en la Basílica de San Pedro: “Novi orbis suo aevo inventi gloria", que en español significa que en su papado “la gloria del descubrimiento del Nuevo Mundo se llevo a cabo”. Un poco extraño si consideramos que Su Santidad murió el 25 de julio de 1485, antes de que Colón saliera en su primer viaje.
Para el escritor italiano Ruggero Marino (este es el tipo de personajes que siempre se surten de este tipo de historias), Inocente VIII habría enviado a Colón con la esperanza de encontrar riquezas para financiar las Cruzadas, pero, con su muerte, su sucesor Alejandro VI, -el papa español de la familia Borgia- habría ocultado el apoyo de su antecesor y le otorgó el crédito del descubrimiento a los reyes católicos españoles. Marino encontró la evidencia en el mapa del siglo XVI llamado “Piri Reis” (cuya autenticidad está aún en duda),un navegante otomano quien, supuestamente, lo dibujó en 1513 basado en el que Colón utilizó y que apareció el siglo pasado en los archivos del Museo Topkapi de Estambul, según una inscripción en el mapa las tierras del continente americano fueron descubiertas por “Colón, un infiel de Genova en el año de 1485”. Para Marino otras pruebas concluyentes del apoyo de la Santa Sede a Colón se encuentran en los archivos vaticanos (como las de tantos otros misterios).
Ven lo que casi cualquiera puede hacer con las zonas oscuras de la Historia, y ahora: ¿con qué irán a salir, acaso con que los chinos descubrieron América? Un momento: Gavin Menzies, un almirante británico, publicó un libro en el que justamente se afirma eso.
Vaya problema, cada vez es más difícil ser original.


Info del Mapa de Piri Reis (en inglés):
http://www.prep.mcneese.edu/engr/engr321/preis/afet/afet4.htm

Info del libro de Menzies (en inglés):www5.cnn.com/2003/SHOWBIZ/books/01/13/1421/

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Si es imposible ser original, porque hasta el mismo pecado original (que nos da origen) ya no es original porque quienes lo inventaron fueron Adán y Eva.

Ahora, en cuanto al continente donde vivimos está claro que quienes realmente lo descubrieron fueron los llamados aborígenes, o ¿no?

Xoxen

17/7/06 8:07 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Sí, amigo Xoxen, es posible que haya caído en ese molesto eurocentrismo (yo mismo tan dingo y mandingo) de calificar el descubrimiento como la vez en que se aparecieron por primera vez los europeos por estos tierras, pero no se me culpe con severidad lo debí de aprender de la escuela, en el colegio, de tanta des información que se recibe en el proceso de de-formación educativa. Ciertamente, el descubrimiento, el verdadero, el que hicieron cuando no había nadie aquí, (ni jaraguales africanos, ni toros cebús, ni borrachos gringos buscando güilitas) lo perpetraron los que hace más de 12000 años cruzaron el estrecho de Bering y luego se diseminaron por todo el continente.

18/7/06 9:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home