//-->

27.7.06

Un año




Hoy 27 de julio de 2006 se cumple el primer año de este Blog. En retrospectiva me parece que a excepción del fondo y de la forma todo ha estado bien.


Ah bueno, ya que andan por aqui me gustaría invitarlos a que se den una vuelta por mi nuevo blog: "El pudor de las ninfomanas" en http//www.elpudordelasninfomanas.blogspot.com
Es el hermano mas díscolo y atrevido de este blog. Pasen adelante y me cuentan.

19.7.06

Las iras del sabueso



Izquierda: el beagle Spot y su compinche Laika; ella: nada comprometida con el arte, pero, ya se sabe: “las chicas malas sólo quieren divertirse”. Derecha: luego del “performance” queda el resultado del ataque de este moderno Torquemada y su despreocupada cómplice.

Spot Patasgrandes Paintball, un cachorro beagle de 9 meses, residente de esta ciudad, recorrió con su insobornable nariz los estantes más bajos de la biblioteca, reconociendo los aromas que de los libros emergían como arco iris variopintos, muy, muy notorios para un experto como él mismo, lamió los lomos, algunos, y, procesando sólo por unos segundos la información, pasó a atacar el libro cuyo tufo le resultó insoportable a su olfato de perro pachón. “La posilidad de una isla” de Michel Houellebecq resultó ser el objeto de la santa ira del sabueso. Es entendible.

Adelantándose al post, pronto a publicarse en esta Bitácora, Spot, el beagle, se ha despachado con un “opinion statement” muy claro y rotundo: “destrocen ese libro, hijo de la mente desorientada de un francés, compendio de las nimiedades que le restan a una sociedad cuando ya se ha despojado de todo lo que valía la pena, antes...’, dijo el perro, con la rotundidad de sus caninos y sus molares ya impregnados para la posteridad en el delicado papel del libro.

Ahora Spot (o Poti como le dicen sus amigos) se apresta a participar en eventos de Arte: “happenings” o “instalaciones cinéticas” o “performances” en las que en un escenario a media luz pasará con parsimonia y su agudo olfato al frente de un estante con libros diversos, escogidos sin ninguna inocencia con el fin de causar polémica entre los distintos valedores y escritores de cada uno de los presentados a elección; Spot, con un corbatín negro en su corto pescuezo (se ha rehusado a usar una boina de terciopelo azulmarino por considerarlo como de “poco macho”), se detendrá una y varias veces frente a los libros aumentando la tensión del público, ya de por sí muy expectante y atento a la decisión que marcará el destino de algunos de los textos y de las apuestas previamente casadas en el recinto (el ambiente de la soireé sería como una mezcla del de una presentación de un libro de algún ilustre patricio de las letras nacionales con el de una gallera, pero sin Maribel Guardia cantando rancheras); hasta que al final, luego de varios intentos, la conjunción de su olfato, sus neuronas y sus prejuicios que conforman su gusto artístico, hace que se decida por el libro elegido que procederá a destrozar a dentelladas entre los gritos y las exclamaciones del respetable, ya muy impresionado por la sabia elección de este preclaro sabueso, en ese preciso momento con minifalda rosada de tinsel saltará a escena Laika, su compinche schnauzer, lista para colaborar divertida en todo lo que pueda con el desorden y la destrucción, sus ingentes especialidades.
“Qué es el arte si no una actitud”, dirá muy solemne y a manera de conclusión Spot citando a algún personaje de una película de Fellini o a una canción de T. Ferro, antes de que se apaguen las luces del escenario y el estruendo de la ovación del público de pie y las riñas entre algunos de ellos con discrepancias a la hora de finiquitar las apuestas.

Todo un verdadero suceso que en nuestro San José sólo se vería superado con la hipotética y muy esperada presentación de un happening con la argentina Avril X y su Desnudarte. (www.urbanudismo.com)
Michel Houellebecq "La Posibilidad de una isla"
Houllebecq
Otros post sobre Houellebecq en esta Bitácora:

17.7.06

Historia para inventar

Siempre he tenido un especial interés por las tramas secretas, esos giros inesperados y ocultos del dudoso recuento que es la historia (o la Historia). Desde niño me han llamado la atención esas zonas poco confiables en las que las relaciones de hechos se dejan novelar en toda su nebulosa contextura y se ponen al alcance de quienes quieran jugar con ella, modelándolas para jugar como con plasticina olorosa, intercalando lo supuestamente real y lo supuestamente irreal en una inédita realidad que, muchas veces, supera en “inverosimilitud” a la ficción.
Con este tipo de rumores o eventos no comprobados -supuestamente ocultos por algún odioso y repugnante ente, debidamente poderoso y malévolo- la historia queda al alcance de avispados autores y de eruditos para ser reinterpretada o simplemente reinventada para crear un producto de ficción. También desde la solitaria biblioteca de este Faro se puede jugar a eso: es posible inventarse un “warp”, es decir una zona anómala en las que las leyes físicas permiten mezclar historias, personajes y dimensiones temporales dándole un matiz diferente a la palabra “ficción”.

Hay una de estas interpretaciones que me parece muy interesante:

Colón descubrió América.... en 1485

Se lee en una inscripción en la tumba del papa Inocente VIII en la Basílica de San Pedro: “Novi orbis suo aevo inventi gloria", que en español significa que en su papado “la gloria del descubrimiento del Nuevo Mundo se llevo a cabo”. Un poco extraño si consideramos que Su Santidad murió el 25 de julio de 1485, antes de que Colón saliera en su primer viaje.
Para el escritor italiano Ruggero Marino (este es el tipo de personajes que siempre se surten de este tipo de historias), Inocente VIII habría enviado a Colón con la esperanza de encontrar riquezas para financiar las Cruzadas, pero, con su muerte, su sucesor Alejandro VI, -el papa español de la familia Borgia- habría ocultado el apoyo de su antecesor y le otorgó el crédito del descubrimiento a los reyes católicos españoles. Marino encontró la evidencia en el mapa del siglo XVI llamado “Piri Reis” (cuya autenticidad está aún en duda),un navegante otomano quien, supuestamente, lo dibujó en 1513 basado en el que Colón utilizó y que apareció el siglo pasado en los archivos del Museo Topkapi de Estambul, según una inscripción en el mapa las tierras del continente americano fueron descubiertas por “Colón, un infiel de Genova en el año de 1485”. Para Marino otras pruebas concluyentes del apoyo de la Santa Sede a Colón se encuentran en los archivos vaticanos (como las de tantos otros misterios).
Ven lo que casi cualquiera puede hacer con las zonas oscuras de la Historia, y ahora: ¿con qué irán a salir, acaso con que los chinos descubrieron América? Un momento: Gavin Menzies, un almirante británico, publicó un libro en el que justamente se afirma eso.
Vaya problema, cada vez es más difícil ser original.


Info del Mapa de Piri Reis (en inglés):
http://www.prep.mcneese.edu/engr/engr321/preis/afet/afet4.htm

Info del libro de Menzies (en inglés):www5.cnn.com/2003/SHOWBIZ/books/01/13/1421/

11.7.06

Software Sistemas Contables

HOVISYS



En Costa Rica, Hovisys desarrolla y distribuye software de alta calidad para distintos sectores .

Sistemas de cómputo para:

-Distribuidoras, Comercio, Tiendas,

-Restaurantes, Hoteles (Software Hotelero Hotelvision)

- Multinacionales
-Agroexportadores

-Software para O.N.G.

-Software por División y Centro de Costo
-P.O.S Punto de Venta para Cadenas de Tiendas Multistore Retail

- Sistemas Contables - Sistemas Administrativos -Sistemas Bimoneda

Llámenos al (506) 2253-9987 o al correo mercadeo@hovisys.com
Web site: www.hovisys.com

Etiquetas: , , , ,

5.7.06

¿Harto de futbol?


Not quite. En mi caso más bien ya empiezo a sentir nostalgia del Mundial que se acaba, me va a hacer falta no ver los partidos, porque en realidad he visto muy pocos, con eso del horario y de que cada vez me cuesta más concentrarme, y de lo poco que me gustan las lindezas automáticas que inventan los entrenadores científicos, directores técnicos ganadores tan de avanzada que dejan al que había aquí como si fuera un tipo que se hubiera despertado luego de veintiocho años en coma y tan fresco se presenta frente a toooodo el mundo con un equipo que pretende jugar a como se hacía antes de que se durmiera en, digamos, 1978, (sólo le faltó ponerse a cantar aquello de “...veintinco millones de argentinos, jugaremos el mundial...”). Ahora, de qué se puede despertar después de tanto tiempo se puede, si no me creen pueden ver lo que en estos días cuenta la prensa (sorry no link, pero la historia está en todos lados) de un señor en Estados Unidos que salió de un coma de más de dos décadas diciendo “mamá, mamá”, conozco a un amigo que puesto en esa situación posiblemente diría “teta, teta”.
Hace mi memoria una selección caprichosa, -lo hace ella sola sin mi intervención consciente- de algunos eventos de mi vida que en la bodega de los chunches viejos que son mis recuerdos permanecen indeleblemente asociados a un Mundial en particular.
Ciertamente la selectividad de la memoria es uno de los mecanismos reflejos menos entendidos pero que más contribuye a la cordura de los seres humanos; así, se sabe que gracias a este ignoto mecanismo (de una existencia aún no comprobada, pero qué caray: sí existen los efectos existe la causa; ven hoy estoy brillante con la hermeneútica y la aeronaútica), es posible que nos liberemos de un fardo de malos recuerdos que amenazarían con seguir agriándonos la ya de por sí “temperamental “ existencia. Pero sí, es cierto, se sabe muy poco de ese mecanismo, que se puede asociar –en parte- con lo que Francis Crick definió como “el misterio más grande de la biología actual”, que es –según él- la explicación al proceso fisiológico por el que los fotones de luz que atraviesan las retinas como imágenes –que luego serán recuerdos- se llegan a convertir en emociones, en noches de insomnio, en ganas de ir a ver las “chicas de modelaje rítmico”, etcétera; aclaro que la anterior es una cita no textual pero fidedigna (un poco, la escribo de memoria) de la sentencia inicial de uno de sus libros (el nombre sí se me olvido) de este Premio Nobel, codescubridor del A.D.N.
En fin, lo que si es completamente cierto es que es puedo asociar un episodio de mi vida (real o ficticio, eso si no ha sido determinado aún) a cada Mundial, así del de España 82 me acuerdo de mi época en el colegio al que estaba recién trasladado, recuerdo de una hondureña -ese fue el mundial de Honduras- que estaba uno o dos años atrás , ella de nombre castizamente ortodoxo no creo que me lea, supe luego que era Informática y ésas no leen muchos blogs –al menos no el mío-. El del 86 es para mí ahora el mundial de los almuerzos con cereal de afrecho y pasas y pan Tobella con miel de abeja, los días postrado en medio de sabanas sospechosas de insalubridad, la mesa de noche atiborrada de los papelitos blancos de las pastillas de carbonato de litio, una muchacha que llegaba a buscarme a media tarde al diminuto apartamento con vista a la Soda de hamburguesas con queso y frijoles y yo le abría, a pesar de que su visita me despertaba de mi segunda siesta del día y de que no me había bañado, ni levantado de la cama mas que para tomar la leche y los bananos para el cereal o para darle vuelta al casette con las canciones de Alberto Córtez, en esos días yo sólo esperaba que fueran las horas de los partidos y la de la novela con Giselle Blondet; “Liliana Landaeta (nombre del personaje de la Blondet) te amo”, escribí en el cuaderno del curso que llevaba en la Universidad. El del 90 fue el primer mundial que alguna obligación me impidió seguir de principio a fin, las fechas del campeonato coincidieron con mis esfuerzos frenéticos y casi inexplicables por abrir una empresa propia, el lunes después de la final abrió la fábrica de camisas con 15 operarias, el proyecto que había iniciado desde cero hacía menos de tres meses. Fue también el mundial de alguna que era muy fiebre para eso del futbol y que se cansó de que la evadiera con mi trabajo y la consiguiente falta de atención. Ella tampoco debe leerme, las señoras casadas de esa parte de la ciudad normalmente no leen este blog. De los mundiales del 94, 98 y 2002 no recuerdo ahora mucho, (en todo caso no algo digno de contar: un choque en el carro, una fiesta para celebrar el gane de Francia, no mucho), mi vida era posiblemente una apacible caminata por los verdes pastos de la rutina o quizás no ha transcurrido suficiente tiempo para que la memoria selectiva me envíe de vuelta los recuerdos procesados y desprovistos de las cosas que ella con su vocación de editora irascible considera innecesarios o demasiado perturbadores para mi estado actual.
Entonces, si el “Photoshop” o el “Final Cut” de la memoria selectiva me ayudan, espero que esta época de dudas y dolorosas transiciones por las que ahora estoy transitando no llegue a asociarse en el futuro –si es que se llega a dar el caso- con el Mundial del 2006; la moviola autónoma de la memoria selectiva tal vez me permitirá recordarlo simplemente como el mundial de la pelada de Costa Rica.