//-->

3.3.08

Una novela el naufragio





















Kate Moss, la semana pasada en Londres, desconcertada por razones que tienen que ver más con la vida que con la literatura; dos cosas que en el fondo pueden ser la misma.
En otro país, Antonio Lobo Antunes ha dicho que las novelas se escriben solas; lo imagino a él caminando entre agadelfos y crisantemos por los parques de Lisboa con vista al Tajo (si es que los hay), observando absorto los espectáculos de naumaquia en los sombreados estanques, mientras la novela se cocina sola en el horno de su mente de donde saldrá lista como un pastel para ponerle la cereza y el merengue, él, alivianado de la carga que le ha supuesto soportar en la caja negra de su inspiración la novela autoconstruíble se sentará en el salón a leer la prensa y a “hinchar’ por el Benfica. Un parto. Iniciar una novela. Parir. Dudar. De la placenta previa de lo que a falta de mejor nombre y de menos osadía llamo “creatividad” quizás surja sobre hojas de papel desesperanzadas un amasijo, simbolitos cuneiformes casi, que yo llamaré novela, como una forma de conjurar a tantos otros espíritus, alejarlos. Novella: un nombre con estirpe para que oficie de gárgola auyentando a los demonios, algunos. Creo, como un conocido, que esto de escribir una novela es un parto (no el parto al revés que de las mujeres tememos tanto en el subconsciente los hombres) sino el parto por delante del que sale un fruto inconcluso, imperfecto, inevitable. Sostiene el escritor turco Orham Pamuk: “La novela, al obligarnos a abandonar nuestra propia identidad para entrar en otra, nos hace libres”. Pamuk me ilumina y me hace ver el sentimiento de libertad que produce escribir: sentado en el trono provisional de un dios menor y con sordera daltónica es posible crear, destruir, representar, morir, resucitar, provocar todo eso en otros; en suma poner en práctica esa libertad que atribuye Pamuk a la novela, a su hacer. Cuando las cosas se pierden a veces se decide a buscarlas donde es más fácil hacerlo y no en el sitio donde se perdieron, por eso en la duda sigo recurriendo a lo que otros dicen: Faulkner pedía al novelista concentrarse en “La verdad y el corazón humano” (bahh trivialidades). Antonio Lobo Antunes, mi amigo portugués que no me conoce y que escribe novelas que se se escriben solas ha dicho: "Para mí una novela no es más que un delirio estructurado, la novela es la manera como estructuras tu delirio.” Isaac Bashevis Singer afirmó que el novelista sólo necesita tres cosas para escribir: “Un buen tema o asunto real, el deseo imparable de querer escribirlo, y la convicción de que sólo él puede hacerlo con todas sus consecuencias”. Concluyo ya la parte evasiva que me llevó lejos de aquí a referirme a estos señorones. Escribir una novela: un parto, un desahogo incompleto, un naufragio inútil por inocuo y seco, y porque en la mayoría de los casos deja a sus padecientes en el mismo puerto vano de donde habían salido con magníficas ilusiones de travesías por tierras glamorosas y pudientes. Escribir una novela. Naufragarla.





Etiquetas: ,

16 Comments:

Blogger Carlos Alvarado Quesada said...

Si tuviera que hacerme adepto a una de las definiciones que aportás, me quedo con la de Isaac Singer... !cómo cuesta eso de la novela!
De paso, te cuento que me generó curiosidad tu comentario anterior sobre Roth (a quien desconozco) por lo que me compré una obra del hombre... luego te cuento mi parecer.

3/3/08 5:41 p. m.  
Blogger Laluz said...

Qué es lo que te empuja a escribir?

4/3/08 8:37 a. m.  
Blogger Margot said...

Naufragarla... ufff, me encantó la idea, sí señor!!

Y Lobo Antunes escribirá muy bien pero es un listillo... já, escribirse sola!! jajaja.

Beso con tierra a la vista desde el palo mayor, señor naúfrago! la depre postparto lleva su tiempo pero se pasa... jeje

5/3/08 1:12 a. m.  
Blogger A. said...

Pues si se escribe sola, le dejaré la computadora a la novela para que se haga sola y me sentaré de por vida a esperarla. Nunca la veré terminada. Me gusta nás el naufragio de la novela.

5/3/08 10:43 a. m.  
Blogger Gustavo Adolfo Chaves said...

Viejo, muy estimulantes estas reflexiones. Suenan como si estuvieras ya con las manos en otra nove-dad, nueva edad, novelad... Otra novela. Y está claro que has aprendido mucho de camino. Saludos, Heriberto. Siempre en sintonía.

PD: ¿Se sabe ya cuándo sale "Archipiélago"?

5/3/08 1:27 p. m.  
Blogger Homo surfus said...

Para los que fuimos criados sin la cultura del amor a los libros gruesos, la palabra novela al principio nos suena aburrida, añeja, como una vaca que vuelve a masticar el zacate. Al rato eso deben sentir los escritores también.

5/3/08 6:27 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Carlos: espero tu opiniones sobre Roth.

Laluz: No tengo la más mínima idea.

Margot: esas depresiones, !!ufff!

A. sí, sí, estos escritores siempre buscan como aumentar la pose.

Gustavo: hola, siempre paso por tu Café Verlaine. En la editorialo Costa Rica no me han dicho nada aún. Y sí, estoy iniciando una novela, veremos para dónde me lleva este naufragio.

Homo: sí, es que la lectura debe siempre ser un goce-algo legal y moral que da placer y no engorda-.

6/3/08 4:08 p. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Dudo que resultes ahogado. Al leerte ya se libera uno. Sólo espero tenerte en impreso.
Esto de escribir es difícil para mi, por eso disfruto tanto leer.
Buenas anotaciones has dado de lo que implica la novela.

Abrazos jarochito.

7/3/08 9:04 a. m.  
Blogger marmol said...

aquí reportandome y para confirmarte que sí, aún estoy por aquí. Así que cuando van'vi?

Saludos
tucha a.k.a. marmol :P :P

8/3/08 1:15 a. m.  
Blogger Isa S.B said...

Como dijo Somerset Maugham 'Para escribir una novela hay que respetar tres reglas. Desgraciadamente, nadie las conoce.' así pues, seguimos a la deriva.
Saludos.

11/3/08 2:47 p. m.  
Anonymous cachodepan said...

para el farero una novela es un naufragio, para los urbanitas, rodeados de alquitrán y cemento, es algo así como un entierro.

11/3/08 3:38 p. m.  
Blogger el nombre... said...

Ni idea lo que se siente al escribir una novela. Tampoco tengo la intención de hacerlo. Es una empresa terriblemente difícil para mí.
Me gusta lo del parto al revés, el fruto inconcluso e imperfecto. Creo que es algo que tienen en común los escritos de las gentes que escriben...

Un beso.

11/3/08 4:55 p. m.  
Blogger silvia piranesi said...

herituerto, me encantó este post... muchísimo. (Además de que yo quiero ser como Lobo Antúnes cuando sea... El delirio estructurado!, por algo me gusta él tanto.)

Volver al mismo puerto, el naufragio.

Un abrazo

13/3/08 10:36 a. m.  
Blogger .:*:. Ferípula .:*:. said...

Venite a lo de lady Zurikat....que es su cumple!!!!
Hoy 13.
Beso! ♥

13/3/08 5:09 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Muchas gracias a todos por pasar.

14/3/08 4:51 p. m.  
Blogger mahaya said...

Que no des las gracias que es un placer leerte

21/3/08 8:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home