//-->

29.7.05

Un Reality Park en Costa Rica

Un Reality Park en Costa Rica

En mi opinión el Mall más completo de San José ( y por mucho) es Multiplaza del Este. Es el único que tiene adjunto al parqueo un “Reality park” ( esto es un concepto nuevo que los avispados desarrolladores urbanísticos de los Estados Unidos han empezado, por lo visto, a extender por todo el orbe). Anoche cuando volvía al carro con mis hijos (estaba parqueado junto a la malla en el lado sur), los señores del Mall tenían el “Reality park” encendido: al otro lado de la malla y de la loma se escuchaban voces ahogadas muy parecidas a voces de niños, las luces de canfineras iluminaban algo similar a covachas, -las sombras de alguna de éstas esclarecidas por la luz de la luna se proyectaban desvencijadas entre los matorrales-, ruidos fragmentados de radios encendidos, el grito agudo de alguna mujer llamando posiblemente a su hijo, el llanto imperativo de un bebé reclamando la paz líquida y momentánea que mana de una teta.

Era todo un fragor de supervivencia que si uno ponía un poco de atención, si uno tomaba un minuto para procesar todas las señales, para ponerlas en un contexto más propicio para la deducción podía jurar que ahí mismo, ahí a unos metros de la malla, al otro lado del cerro, a menos de cien metros de la Tienda Adidas, de la Tienda de los bolsos de monitos, del Consultorio de pierda peso y no pregunte cómo, había un grupo de personas viviendo o malviviendo en chozas de cartón; ahí tan cerca de los cines olorosos a popcorn y a queso postizo para nachos que mostraban “La Guerra de los Mundos” y otra serie de churros de nombre inaprendible (Spielberg siempre tan hiperbólico, tan dado a exagerar, a demostrar en Technicolor –si ya sé que ese estándar está superado, pero no recuerdo el nombre del actual- sus recursos técnicos, hace unos días casi compro el tiquete para verla hasta que recordé que Katie Holmes actua de novia de Tom Cruise, pero no en esta película, sino en la otra la menos real que es su vida pública, o sea que la película estaba desprovista de los mohines y las muequitas de la trigueña de Dawson’s Creek, solo para no hacer muy corta la digresión los informo a los admiradores de Katie que en otra película basada en la novela de Michael Chabon aparece, según me han dicho, descalza de la cintura para arriba, pero eso es tema para otro día).
Já, como si en esa ladera al otro lado de la malla pudieran acomodarse tantas chozas como la ilusión y los efectos especiales (ven esa es la influencia de Spielberg) nos quieren hacer creer, como si uno no supiera todo lo que son capaces de inventar los de mercadeo con tal de que uno visite un lugar y entre en el estado de ánimo necesario para explayarse en el uso liberal de la tarjeta de crédito, como si uno no entendiera de esas cosas del marketing (hay o deben haber profesores universitarios en San José, en La Haya, en Ithaca, que pueden atestiguar que yo asistí a sus clases, tal vez ellos me recuerden más de lo que yo los recuerde a ellos). Antes de subir al carro mis hijos se toman también unos segundos para escuchar los efectos especiales del “Reality Park”, que Dios los acompañe ahora con las lluvias, me dice Mauricio, el mayor, hay que perdonarlo es que él no ha recibido ningún entrenamiento formal en Mercadeo.

2 Comments:

Blogger Alfonso Chacon Rodriguez said...

Lo increíble de estos reality parks es que nos las arreglamos para verlos como a través de una pantalla. Son dos mundos que se tocan pero no se conectan, dos mundos de una misma guerra, con Tom, su scientología y su novia de un lado, del lado fantasmal que sufre el acoso de la prensa y disfruta el escapismo comercial, y el otro, el que no le interesa a esa misma prensa, el que apenas tienen para comer, y cuyo máximo placer sería el dar el brinco, el estar del otro lado alguna vez.

30/7/05 10:37 a. m.  
Anonymous xoxen said...

(Desde el otro lado):
Por eso el comercio (el liebre, no el libre)es tan exitoso: nos da una felicidad al alcance de la tarjeta de crédito; créeme un montón de personas no tienen otra ilusión, la promesa del cielo es tan improbable que cada vez pierde más adeptos. ¿Qué querés? La estupidez (remenber Eistein)no estará bien repartida pero la ración que le (o nos)tocó a cada uno hace que nadie se queje, porque entre más se tiene menos probabilidad existe de que el "afortunado" se percate. ¡Seamos felices, y entre menos sepamos lo estúpidos que somos, más felices seremos!

Un abrazo

Santiago Porras

10/8/05 9:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home