//-->

10.8.05

El vendedor callejero de frases

El caso de Eduardo Mazo


Hay una orilla en Las Ramblas de Barcelona que es territorio liberado de un enorme ejército de “artistas alternativos”, que es la forma políticamente correcta de llamar a los saltimbamquis, maromeros, mimos, personificadores de Marilyn Monroe y El Ché, guitarristas, adiestradores de perros, encantadores de lagartijas que se ubican de ese lado del paseo. Ahí, conforme van llegando se instalan actores y actrices desempleados o afectos a la vida informal, okupas, renegados de la vida capitalista y de la tiranía maligna de los días laborales, hippies reciclados y jovenes bien que renunciaron a su patrimonio y a la querencia por la higiene, para procurar ganarse la vida, una moneda a la vez, mostrando sus artes, sus dotes o su inmovilidad disfrazada a los transeúntes, conminándolos con la silente voz de su “performance” a que estiren el brazo, busquen con las yemas de los dedos en su bolsa y se desprendan de esos centavos que más tarde marcarán la diferencia en el puchero de la pensión. La competencia por el patrocinio de los peatones es feroz, cada uno de estos “artistas alternativos” debe tratar de sobresalir en ese circo para llamar la atención y que las monedas hagan tin tin en el sombrero que luego usarán complementando la vestimenta, de regreso a lo que llamen casa. Por ahí caminaba yo el verano pasado, abosorto en las quedas habilidades de una mima de unos veinticinco años, su piel morena cubierta por un disfraz como de la Marianne de la Revolución Francesa ( o era quizás una referencia algo más contemporánea muy arcana para mí), de pie, detenida sobre un improvisado pedestal, su traje estrambótico de gasa o manta india y su cuerpo inmovilizado, dejaban ver libremente las facciones de su rostro: afiladas, los pómulos adelantados, sus ojos en la quietud de su acto público parecían dulces, pero con una cierta dureza, la vida en la calle, pensé, las tareas de la facultad de teatro quise pensar, asignándole con solidaridad un presente más benigno. En esas inocentes tareas de contemplación me encontraba cuando tropecé con el pequeño puesto de Eduardo Mazo, era una pequeña mesa plegable de madera, un poco más grande de las que utilizan aquí los vendedores de lotería, rodeada de mantas con frases impresas: El infarto y el cáncer están matando más gente que la muerte. La televisión no idiotiza a la gente / sólo lo confirma
Sobre una pequeña mesa tenía un montón de pequeños libros y una bandera albiceleste, Mazo se ganaba la vida con las palabras, acomodándolas, mezclándolas, creando frases, aforismos, que recolectaba en libritos mimeografiados para la venta a los peatones de las Ramblas.
-¿Conoce a Usted a Facundo Cabral? -le digo haciendo una relación de sus frases impresas en las mantas y por hacerme el simpático.
- El payaso Florentino, -responde muy digno
-¿Cómo es eso?
-Sí, así se llamaba ese tipo cuando yo lo conocí, ahora que se vendió al capital no sé qué nombre llevará.
-¿Facundo Cabral vendido al capital?
-Mire, para iniciar con mi obra yo le recomendaría éste, -me dice interrumpiendo cualquier intento de conversación.
-¿Puedo verlos?- le pregunté mientrás miraba ya las portadas de distintos colores de los libritos.
-Para comenzar el ideal es el blanco, -volvió a insistir con esa altivez tan rioplatense.

Sin hablar más le pagué los 6 euros que con cara de oferta pidió por el librito blanco.

Volví a ver una vez más a la “Marianne” trigueña, ésta también debe ser argentina pense, íba a dejarle algo en su sombrero de la comida del día (amarillo con una margarita café al frente), pero, le había dado todas las monedas a Eduardo Mazo.


Algunos “epigramas” de Eduardo Mazo vendedor callejero de frases
Del libro blanco (“el mejor para empezar con mi obra”): “Autorizado a vivir”

Hay gente que no puede vivir con el televisor apagado

Me ha ordenado el psiquiátra / que te diga / que soy muy feliz al saber que estás
enamorada de otro

Solo digo “si” / cuando no debo decir “tal vez”

Recuerdo / que después de haber hecho el amor por última vez / tuvimos muchas relaciones sexuales

Te quise tanto, / tanto, / que me cansó el esfuerzo

A la próxima mujer que ame / le hablaré de ti, / pero la engañaré con otra

Si hubieras estado en Hiroshima/el seis de agosto del cuarenta y cinco,/ solo yo, ahora,/me acercaría a ti

Te quiero / ¡pero es la última vez !

La inexistencia de la conciencia / provoca la ética

Te quiero tanto / que es poco

Los “nuevos ricos” son simplemente expobres

Hay gente tan estúpida que no lo sabe

Todos morimos: ricos y pobres,
pero los pobres ensayamos más

La muerte es gratis

Los chinos inventaron la pólvora
para producir el Big Bang
que dio origen al Universo


Te dedicaré mi olvido

Hay mujeres tan reprimidas/ que tienen el orgasmo/ al día siguiente de haber hecho el amor

Dentro de sesenta millones de años yo también quiero ser petróleo

Ya no es necesario que regreses;
te amo

Hasta con tu mejor vestido
me gustabas desnuda

3 Comments:

Blogger Heriberto said...

Acuso recibo de un mensaje del amable lector Jack Palans Vindas Bogarín, con la única dirección de su correo eletrónico medianacerrada@lareforma.com , para mí es un honor que de un medio tan prestigioso como el diario La Reforma de la ciudad de los palacios, México, escriban a esta humilde bitácora. No parece el amable lector, estar muy de acuerdo con la forma de ganarse la vida de algunos de los elementos de Las Ramblas barcelonesas, cree don Jack Palans, que esos son, abro comillas: pendejadas, cierro comillas. Para él, en la calle los hombres de verdad se ganan la vida con los oficios de siempre: el jugo de las chapitas, sombreando billeteras o haciendo series con una bola de tennis, refiere además de sus experiencias como maestro de Tango en el parque central ( por lo visto ha estado en algún momento en nuestro país), pero, termina diciendo don Jack Palans Vindas Bogarín: eso de ganarse la vida escribiendo pensamientitos o haciéndose la muerta con los ojos abiertos como la mima esa, eso no tiene ninguna gracia, ni entiendo como alguien puede dar dinero por semejante mariconez.

Muchas gracias de nuevo al amable lector,vaya para él un cordial saludo hasta la redacción de ese prestigioso diario mejicano como es la reforma

12/8/05 1:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

buské en google y encontré su pagina web por si os interesa http://www.eduardomazo.com

Un saludo )

12/9/06 8:33 a. m.  
Blogger Heriberto said...

Hola, se agradece tu bien aporte.
Saludos y bienvenido.

12/9/06 2:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home