//-->

6.6.07

Un invitado

Ricardo Martin, escritor argentino residente en San José, Costa Rica, aceptó mi invitación para participar en el blog. Aquí nos deja uno de sus cuentos.


TRES MUERTOS

Eran tres muertos que estaban tendidos boca arriba en la playa, con los pies desnudos apuntando hacia el mar, muy pálidos los tres, y no había cielo,rígidos como corresponde, lo que había allá arriba era una nada, seguramente ahogados, un espacio muy parecido a las palabras inmensidad y vacío, y estaban uno al lado del otro bajo el cielo inexistente, el del medio menos solo que los de los costados, y gaviotas por ninguna parte,los de los costados más solos que el del medio, porque idiotas no son las gaviotas como para ponerse a volar sin aire, y estuvieron así: tendidos, rígidos y en orden hasta que el cielo volvió celeste a su sitio y ellos entonces no estuvieron más, ni la huella de sus cuerpos quedó grabada en la arena, y allá arriba entraron las gaviotas fúnebres y unas pocas nubes más bien luctuosas, pero de los tres muertos nada, ni era necesario saber algo de ellos, conveniente innecesidad ya que ahí acaban de poner un puesto de hotdogs bajo una bonita sombrilla roja y blanca, y da gusto ver a la gente del balnerario comer hot dogs donde antes habían estado viviendo los tres muertos, bueno, no exactamente viviendo, el mío con mostaza.


San José, Mayo 31, 2007


Etiquetas: ,

19 Comments:

Blogger Umma1 said...

En los últimos tiempos estuve pensando mucho en el suelo que se pisa.
En estas latitudes, exactamente por donde vivo, no ha habido batalla, tampoco hubo una población indígena asentada. Parecemos muy nuevos. Lo pensaba en relación a Europa, que donde sea que uno ponga el pie, se asienta en muertes y desolación, y claro, también gozos, pero lo mío iba por donde el cuento.
Los decorados cambian, y de lo anterior nada queda. Esos muerts se disuelven en el anonimato.
Lo cual quiere decir que la memoria es una construcción acomodaticia.

Un abrazo

8/6/07 3:39 a. m.  
Blogger silvia piranesi said...

jeje, tiene su toque de ingenio. me gustó mucho la idea de los tres muertos ahí tendidos...
Saludos a ambos!

8/6/07 9:07 a. m.  
Blogger Isa said...

¡¡¡¡Buffffffffffff!!!!!!!! Un cuento, tres muertos, y sólo punto el punto y final, eso sí con mucha mostaza.
Muy acertado lo de las gaviotas fúnebres, ellas, las gaviotas, siempre tan inquietatantemente presentes...
Saludos.

8/6/07 12:06 p. m.  
Blogger Letra de Mujer said...

Yo no como más hot dogs en una playa! Lo juro! Aquí le llamamos "panchos". Un saludo a tu amigo, mi coterráneo, decile que me gustó mucho su cuento.
Un beso para vos

8/6/07 3:30 p. m.  
Blogger BUDOKAN said...

La verdad que como dice uno de los colegas es muy ingenioso. Me gustaron estas palabras. Saludos!

8/6/07 7:04 p. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Bárbaro cuento!
¿Podrías darle un abrazo de mi parte a tu invitado?
Ud se junta con personas ingeniosas y divertidas, como ud.
Dile que me encantó.
Ahora mismo veo a todos lados.
Ahh y leerlo en voz alta suena divertido y lindo.

Abrazotes amigo.

8/6/07 11:15 p. m.  
Blogger Homo surfus said...

Me intrigaban esa gaviotas, tan lindas, tan carroñeras, como santas y como diablas. El vendedor de hot dogs mató a 3 vendedores de granizados?

9/6/07 9:57 a. m.  
Blogger peregrina said...

Duro y buen cuento. Con la ironía abierta para el lector.
Un saludo al autor y al anfitrión.

9/6/07 2:08 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Felicitaciones!!! Ahora con invitados y todo, que nivel este blog del Faro Tuerto!!!!!
No me sorprende que donde antes hayan estado los tres muertos -lastima que no profundizo mas en su aspecto como para datarlos de que epoca eran, si eran de los primeros exploradores españoles, corsarios, que- ahora hay un puestito de panchos o hot dogs. Segun un simple calculo matematico, entre la cantidad de gente que ha vivido y la superficie del planeta no queda un centimetro cuadrado que no se haya usado como tumba. como para pensarlo. Menos mal que vivo en el quinto piso

9/6/07 11:06 p. m.  
Blogger India Ning said...

Cuando el sarcasmo es sutil, hace buen juego con la muerte. Y hasta con los perritos calientes.
Siempre habrá muertos bajo nuestros pies, y seremos pisados en un futuro quién sabe por quién y dónde. Lo importante es tomárselo con un toque de humor.

Compadre, besos, todo OK por aquí! ;)

10/6/07 11:33 a. m.  
Blogger Blanca said...

Un cuento para pensar... Me gustó mucho. Un abrazo y buena semana!!!

10/6/07 11:34 a. m.  
Anonymous karla said...

Qué final!

10/6/07 2:38 p. m.  
Blogger Margot said...

Me encantan tus invitados, tanto como tú... cuando monteis una fiesta haced el favor de llamarme, please!

Deliciosos muertos.

Un besote desde el calor

11/6/07 7:22 a. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Maravilloso cuento para hacernos sentir el abandono, el aislamiento y el anonimato al que arrojan(mos) a quienes mueren en el intento de alcanzar nuestras playas. Somos indiferencia, menos aún que las gaviotas o que las nubes que, al menos, trataron de parecer algo fúnebres. Un espejo de lo que somos. Saludos cordiales.

11/6/07 11:31 a. m.  
Blogger El Analista said...

Muy bueno, por demas original, entretenido, da para leer mas de este muchacho

11/6/07 2:30 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Muchísimas gracias por los comentarios favorables que enviaron a EL FARO TUERTO
a propósito de mi TRES MUERTOS; han sido para mí muy estimulantes.
Gracias también a Heriberto, en cuya página los escritores no consagrados tenemos la posibilidad de publicar algo de vez en cuando y de conocer la opinión de los lectores. Un abrazo muy sincero, con mostaza.
Ricardo MARTIN

13/6/07 8:35 a. m.  
Blogger furia said...

me encantó este cuento.

13/6/07 3:05 p. m.  
Blogger maluigi said...

saludos ricardo por tus tres muertos con mostaza aderezados con un cielo implacable...corto y bello cuento..me transmitió mucho el mar...me recordó al soldado de rimbaud...creo..una sensación de paz eterna...
saludos
maria luisa

19/6/07 2:18 p. m.  
Blogger Gustavo Adolfo Chaves said...

Y ahora él se suma a la lista. Descanse en paz, maestro.

4/3/09 12:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home