//-->

5.5.06

Viernes a.m.

Dios consideró todos los mundos lógicos posibles y, sólo entonces, creó el mejor, especuló Leibniz. ¿Qué sucedió con el resto de los Universos pensados y, luego, desechados por Dios? ¿ Qué sucedió con las imágenes, las vidas, el dolor, las risas, las posibilidades no natas al fin porque no pasaron de un ensayo imaginario ? ¿Se habrán disipado? Enviadas, acaso, a su desaparición en el basurero que es la nada, o ¿quedarían en algún yermo lugar en la mente de Dios?, que no olvida, y, por lo tanto, existen aún, desechadas, pero todavía presentes en la mente de quien las consideró, las pensó, las imaginó, las creó, en esa mente de Dios que no dimentica, no puede hacerlo. No existe nada fuera de su poder, ni siquiera el tiempo (he aquí una paradoja casi Goedeliana: Dios todo lo puede, pero no olvida); entonces, estos Universos desechados por infames serán, como el Escogido, igualmente eternos, porque residen como consideraciones en la mente de Dios. Mientras ejecutan su trama en ese Universo, pensado y desechado gravemente luego por su inapropiada tesitura propensa al fracaso, las personas (descendientes del Primer Imaginado en barro un martes, el primer martes, desde la poltrona de pensar de Dios) se niegan a entender que no son nada más que una ilusión, un insignificante recuerdo ( originalmente malo por desechable), una tenue especulación de la mente Infinita de Dios, que no trascenderá de su dimensión especulativa de pensamiento superado. No podrán, estos descendientes del Primer Imaginado, elegir libremente entre las opciones que en su imperfecta y humana condición (la insuperable imperfección confirmada por el mismo Dios con su descarte) creen tener, porque toda su vida ya fue ideada hace una millonésima de segundo o hace un trillón de años en la mente de Dios. Y desechada.



Comentarios sobre temas relacionados publicados en este Blog:

Los multiversos de David Deutsch:
http://heribertorodriguez.blogspot.com/2006_01_01_heribertorodriguez_archive.html

Borges y los Universos múltiples:

http://heribertorodriguez.blogspot.com/2006/04/los-mltiples-universos-de-borges.html

La dimensión divina de la realidad:

http://heribertorodriguez.blogspot.com/2005/10/la-dimensin-divina-del-universo.html

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me inclino (especulando también, pero seguro que no tan bien) por creer que el mundo es el resultado de la combinación azarosa de las distintas manifestaciones de la energía, y Dios (ya no especulo) la explicación de lo inexplicable.
Siempre es interesante y mentalmente "calisténico" leerte.

Santiago Porras

5/5/06 6:04 p. m.  
Anonymous Heriberto said...

Dios: la explicacion de lo inexplicable. No se puede decir mucho mas que eso, amigo Xoxen.

5/5/06 9:05 p. m.  
Blogger Alfonso Chacon Rodriguez said...

¿No serán esos otros mundos los famosos estados universales paralelos que nos ofrece la mecánica cuántica, producto de las bifurcaciones estadísticas de las nanopartículas? Lo terrible es que la especulación es vana (como la de viajar entre universos paralelos, probada imposible por estos mismos cuánticos) y el azar no existe: nuestra cabeza, simplemente, no puede aprehender más de cuatro dimensiones (es decir, que ni siquiera está en capacidad de justificar todos los hechos en esas cuatro dimensiones) pues para ello, como propone GÖdel en su teoría de la incompletitud matemática, deberíamos vivir en un mundo de cinco, y entonces no comprenderíamos uno de seis.

8/5/06 8:36 a. m.  
Blogger Heriberto said...

Me parece que para entender toda esta realidad es necesario que el Homo Sapiens evolucione y disponga de al menos medio litro adicional de materia gris. Mientras tanto, solo queda continuar con las especulaciones. Para creer en los múltiples Universos (¿tantos como los pensó Dios?, sigo especulando) la única prueba que a esta altura del partido existe es el experimento con las partículas subatómicas en el que se comportan a la vez como ondas y como partículas y que parecen dichas partículas estar en más de un lugar a la vez, aunque al observarse, es decir cuando el conocimiento hace “colapsar” las otras opciones posibles, el experimento no da ese mismo resultado (el observador es parte de la realidad decía Heisenberg, de cuál color son las rosas cuando nadie las ve, decía el poeta). En un experimento aparte ya hasta se han teletransportado átomos (...“beam me up Scottie”). Sobre el azar, para Deutsch, en lo relevante sí existe el libre albedrío porque cada opción es tomada en alguno de los universos del multiverso; insisto con mi especulación: en alguno de los otros Universos soñados y descartado por Dios; el azar sería la opción o el Universo, de entre todas los posibles, que a uno le correspondiera vivir.
De sus propias especulaciones Leibniz “derivó e integró” el Cálculo, de estos experimentos teóricos con las partículas subatómicas es posible que se deriva una nueva y revolucionaria teoría de la computación cuántica. O también alguna novelita y que, "sin temor a romper el cliché", como diría Amis, se desligue, por ejemplo, del realismo mágico o del realismo sucio, o del neo naturalismo latinoamericano (pero que no caiga en lo "Klingsoriano" de otros intentos), más bien quizás como en la novela de Mulisch en la que el personaje crea la vida (crea un "eobionte", una especulación en el campo de la biología) pero no puede sobreponerse a la muerte de su hija. Digo algo así, que con la especulación trascienda su realidad para llegar redondo a la realidad más pura del peronaje como ser humano.

Heriberto

8/5/06 10:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home