//-->

3.1.06

Más ojos se abren



La final del Campeonato de Apertura del 2005 en Costa Rica se resolvió con la inestimable ayuda de las equivocaciones de los árbitros: Edgar Durán* (no se olviden de este nombre) y Luis Rodríguez *(no se olviden de este nombre) y de quienes los nombraron: Minor Sterling (no se olviden de este nombre) y sus compañeros en la Comisión de Arbitraje, a pesar de ser los dos los árbitros más cuestionados del año por sus “errores” siempre a favor de los mismos.
La última vez que trajeron árbitros extranjeros a pitar en partidos decisivos fue en el campeonato antepasado, el rendimiento del Deportivo Saprissa en sus encuentros con el Club Sport Herediano y la Liga Deportiva Alajuelense pasó del 78% con árbitros locales al 33% con árbitros extranjeros.


En mayo anterior en el partido de ida de la final del pasado campeonato de clausura una espinita le quedó al árbitro Edgar Durán*, en los últimos minutos anuló dos goles justos al equipo casa en defensa del Deportivo Saprissa, pero no tuvo ya la “cara" para equivocarse en la anulación de un tercero al minuto 93, al final este gol representó la diferencia y el título para la Liga Deportiva Alajuelense. No se sabe si esta debilidad le supuso problemas en sus tareas como paladín, como charro defensor de un color, lo que sí sabemos todos es que, como dice el tópico: “el futbol da revanchas” y la de Edgar Durán* vino el pasado 30 de diciembre con ese penal en el minuto 93 que esta vez sí le dio el campeonato a los que siempre se benefician de sus errores(ya tenía experiencia en esto de pitar penales en el minuto 93 a favor de los mismos, lo había hecho en perjuicio de Santos). Pero, en el partido de ida el árbitro Luis Rodríguez* -quien hace dos meses había ayudado con sus gravísimos errores a que Saprissa no perdiera el clásico en Alajuela, ver aquí: “Un clásico tenebroso”-, también se equivocó al no señalar un penal y en permitir un gol en una jugada peligrosa, de nuevo qué curioso: los mismos errores de los mismos árbitros favorecen a los mismos, una vez más.
Pero todo estas equivocaciones no hubieran sido posible sin la actuación de la Comisión de Arbitraje presidida por Minor Sterling, primero que todo envían un mensaje clarísimo a todos los árbitros: equivoquénse a favor de los mismos y tendrán al final el premio, -los que más se equivoquen- de arbitrar los partidos más importantes y quizás remunerados (no sé si por estos partidos se paga más que por los menos decisivos).
Pero, algunas cosas no quedan lo suficientemente claras y merecerían la investigación de la prensa seria y no comprometida del sector: ¿Qué poderosa fuerza hizo que a la comisión no le importara -en un gesto insólito nunca antes visto- nombrar al mismo árbitro cuatro días después para el partido final, a pesar de recibir incluso una nota con la oposición del presidente de la Unafut? Es que cada vez los fallos y las equivocaciones se hacen más evidentes y descaradas, cada vez hay menos preocupación por disimular, por guardar aunque fuera las apariencias, y eso es en mi opinión el síntoma más grave de que las cosas están más mal de lo que algunos (por conveniencia o por esa maravillosa ingenuidad costarricense) quieren ver. En los dos principales medios radiofónicos deportivos sus directores recorren grandes distancias para relativizar los hechos, para hablar con "medias verdades al revés", para disimularlos; no es claro porque lo hacen. En el canal siete, el señor del feudo (defenestrado ahora del telenoticiero que subió el rating con su partida) no se cansa de procurar desmentir con sus naderías tendenciosas esa imagen de un medio sano y costarricense y familiar que algunos tenemos del canal, que ha sido demostrado en las guerras de otras trincheras, y que lo han erigido como la última barrera tica en contra del dominio de los mejicanos en tantos ámbitos ( la televisión, por ejemplo).
Hace unos meses me atreví a sugerirle desde este mismo faro présbite a los directivos de la Liga Deportiva Alajuelense la contratación urgente de los servicios de la gente de Kroll Asociates, (http://www.krollworlwide.com/), los hechos tan evidentes de estos días hacen más necesario que nunca buscar la iluminación de los claroscuros para que todos sigamos tan seguros de que son sólo equivocaciones de las que por pura equivocación se benefician los mismos de siempre.
Como sea, los sucesos de estos días ha hecho que ahora más ojos estén abiertos.
En Brasil, en Portugal, en Alemania, en Italia, en Polonia, los ojos se abrieron demasiado tarde.

Ver: “Un clásico tenebroso”
(http://heribertorodriguez.blogspot.com/2005/10/un-clsico-tenebroso.html)







*Arbitros cuestionados por sus errores de los que se benefician los mismos de siempre.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Excelente comentario.

4/1/06 3:31 p. m.  
Blogger Alfonso Chacon Rodriguez said...

Al respecto, vale la pena recordar que, míticamente, el árbitro representa la figura del chivo expiatorio (opinión de Northrop Frye en su Anatomía de la crítica). Ahora, como saprissista y, por tanto, beneficiario en cierto modo del hecho, concuerdo en que el penal fue dudoso por no decir inexistente. Pero, si me disculpás la desfachatez, Heriberto: quien pretenda arbitrajes imparciales en cualquier deporte revela cierta ingenuidad, pues esa parcialidad es parte del juego y existe desde los olímpicos originales.
Como fanático que soy de la NBA recuerdo decenas de partidos donde el arbitraje se fue claramente en una u otra dirección. Aunque el beneficiado es, obviamente, el equipo más popular. Mientras Shaq O'Neil fue parte de los Lakers, nadaba en faltas pitadas sobre su humanidad (como si semejante mastodonte necesitara protección) y la consiguiente ida a la línea de tiro libre. Hoy, en los menos populares Heat, se ha visto en problemas porque ahora los fouls se los pitan en su contra.
¿Corrupción? En algunos casos, como los que mencionas, quizás. Pero en la mayoría, esto es solo la sal del mismo deporte. Pasa, y seguirá pasando en todo nivel ¿O no te acordás del inexistente penal que le dio a Alemania el campeonato de Italia 90, pitado por un uruguayo nacionalizado mexicano en contra de un equipo argentino que cometió la osadía de eliminar a los favoritos: Italia y Brasil? O el hecho de que, en los "sorteos", Brasil y Alemania siempre estén en un grupo fácil, y a Argentina e Italia siempre (excepto en el 90 la última) les toca bailar con la más fea para empezar.

4/1/06 6:06 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Los temas que Alfonso apunta (es decir: el estereo/arque tipo señalado por el crítico, los ejemplos de otros países otros deportes,la inevitabilidad de la parcialidad y de la corrupción, etcétera), no relativizan, ni desmienten los hechos que señala mi post: nombramiento en las finales de los árbitros que más se "equivocaron" durante el año a favor de un equipo,insólito nombramiento cuatro días después del mismo árbitro para pitar en el mismo estadio, ni las esperables equivocaciones que estos árbitros cometieron, ni la actitud parcializada de un sector de la prensa que con la misma mano se persigna y se declara imparcial.

5/1/06 9:42 a. m.  
Blogger Onironauta said...

casualmente el 33% que dicen ud que tuvo saprissa... los dos partidos fueron uno en alajuela y el otro en el nacional, ninguno en la cueva... extraño no :) asi que veo que hay detalles que no se mensionan en esto.

10/1/06 1:07 a. m.  
Blogger Heriberto said...

Para el amigo Sanator:
me refiero en mi post a la temporada antepasada, en ese momento- era la primera campaña en la que desde el inicio los mexicanos estaban al mando del equipo-, los errores arbitrales eran tantos y siempre a favor de los mismos que hasta el presidente del Herediano (gran cuate de los manejadores del Saprissa)se rebeló y pidió árbitros extranjeros al final de la temporada. Así, Heredia jugó contra Saprissa 3 partidos con árbitros extranjeros
(2 en el estadio nacional y uno en el Ricardo Saprissa), en los que Saprissa ganó 4 puntos (1 gane, 1 empate, 1 derrota; contra la Liga se jugó en esas mismas fechas la final del campeonato de Concacaf, siempre con árbitros extranjeros y en los dos partidos (1 en Heredia, el estadio Saprissa no estaba listo, y 1 en el Alejandro Morera) Saprissa ganó 1 punto; por lo tanto en los 5 partidos jugados en esa temporada 2003-2004 con árbitros extranjeros por Saprissa con Heredia y la Liga, obtuvo 5 puntos de 15 posibles para un rendimiento del 33%. En cambio con árbitros locales esa misma temporada Saprissa jugó 7 partidos con Heredia y la Liga y obtuvo 17 puntos de 21 posibles para un rendimiento de aproximadamente 78%. Es una lástima que en las pasadas finales del campeonato los restantes 11 equipos no se unieran para pedir árbitros extranjeros, quizás la historia hubiera sido diferente y el país se hubiera ahorrado un bochornoso despertar.

10/1/06 9:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home