//-->

13.6.07

Perdón por la tristeza

Se encomendó a San Agustín: “Señor haz me casto, pero no todavía”. Los espermatozoides cuentan con sofisticados receptores de olor, algunos similares a los que se encuentran en la nariz. El óvulo tira una especie de una cuerda de pescar y atrapa al espermatozoide. Une belle dame sans merci, lo dijo ya Yeats. -"¿Estás seguro que el tal “Punto G" existe?- le habría preguntado a él- es que mi esposo, que tiene un doctorado en Biología Marina en Harvard, no lo conoce". A ella no la sobresaltó el regusto abrupto y tibio en su boca. En una pareja monógama el orgasmo no tiene ninguna ventaja aparente, pero si se trata de un ambiente en el que la hembra debe copular con muchos machos con el fin de evitar que sus crías sean dañadas, el orgasmo, (reforzando los apareamientos sucesivos con multiples compañeros) estimula la conducta que hace que las crías tengan más probabilidades de sobrevivencia. Ella era una mujer que sufría de sí misma. Él siempre estuvo intrigado por su historia. ¿Qué le había pasado en su pasado como groupie de orquestas tropicales? La cara de ella presta siempre para la ternura, sus mejillas abundantes, contrastaban con el cuerpo escueto y trabajado, era proclive a las faldas largas, a los colores oscuros, a las bebidas de frutas y a los hombres simples y vanidosos. Él tiene tiempo para preguntarse como todos los días en la mañana, en la noche, en la madrugada: ¿Quién soy yo? Debía utilizar señales de referencia para intentar definirse: soy por que estoy cerca de... , soy porque hago … En busca de su definición también pinta sueños que no ha tenido. Utiliza símbolos prestados, ajenos. En diversos estudios se ha comprobado que los distímicos tienen una forma mucho más realista de ver la vida que las personas funcionales. Se puede decir que la clave para la felicidad parece estar en tener la cantidad adecuada de “ilusiones positivas” en torno a la vida. Es decir, en la disposición de cada uno a creerse sus propias mentiras. Los depresivos tienen un punto de vista muy realista de la vida, la gente feliz tiene un adecuado nivel de engaño sobre su propia existencia. El depresivo se pregunta y le preocupa para qué sirve todo esto, cuál es el sentido. La vida entonces castiga la honestidad y premia la mentira. Vaya noticia. Esto es la Evolución y sus herencias desperdigadas por todas partes. Él se empeña en la repetición de las frases que de niño escuchaba repetir a su abuela: "lo que no me mata me hace más fuerte, lo que no me mata me trae más suerte, lo que no me ..." No puede señalar ni esclarecer con certeza cuál es la parte del cuerpo que duele, entonces le duele todo el cuerpo, (iba a decir, pero no lo dijo porque esta vez no era cierto: "una mujer me duele en todo el cuerpo" o "hay una esquina por la que no atrevo a pasar"); abatido, el único alivio posible es dormir, pero el acto de dormir contiene necesariamente el acto de despertarse y entonces el dolor es peor de lo que era antes y se olvida el alivio y sólo queda el dolor peor que antes ahí de nuevo incrustado en esa parte inubicable por taimada y por ubicua.

Etiquetas: , ,

12 Comments:

Blogger India Ning said...

Más orgasmos pues y menos preguntas. Desde luego la felicidad reside en la ignorancia, pero ¿no podríamos encontrar un punto medio? (que es mucho más importante que el punto G)
Autoengañarse no deja de ser un mero instinto de supervivencia.
Compadre, ánimos y a fornicar! ;)
(bruta soy, dios)

14/6/07 4:05 a. m.  
Blogger Letra de Mujer said...

"Era una mujer que sufría de sí misma", cómo me gustó eso Heriberto! Y las referencias a Borges, así como música de fondo.
Siempre pienso en esos dolores que no podemos ubicar, me pregunto, qué bueno sería ir a un médico y decirle: extírpeme esto que me está matando. Pero son "tumores" inextirpables, porque no se ubican.
Uy, me estoy enroscando de nuevo...

14/6/07 6:34 a. m.  
Blogger MALEFICABOVARI said...

QUÉ BUENO, PRIMO¡¡¡¡¡¡¡¡ Y qué razón tienes en que los depresivos, se cuestionan la vida, y los optimistas, se la adornan con mentiras.... La verdad es que hay mucha tela que cortar en este texto... pero... a mi lo que me gustó fué lo de los depresivos, primo, porqué será????jejeje, lo demás lo capté, eh, que conste.
MUBIEN, HOY LOS DEBERES, REBIEN¡¡¡

14/6/07 2:31 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

No creo que los depresivos sean más realistas que los optimistas. En absoluto. Son dos puntos de vista sobre una misma realidad, pero con una diferencia importante: el pesimista no actúa porque cree que no puede cambiar nada. Y, desde luego, no lo cambia. Besos, querido amigo.

14/6/07 3:41 p. m.  
Blogger Isa said...

Debe de ser terrible ese dolor de mujer en todo el cuerpo,sobre todo cuando se ve la realidad y la felicidad se escabulle entre sonrisas lejanas.
Un placer leerte, como de costumbre.
Saludos.

14/6/07 3:49 p. m.  
Blogger José Antonio Galloso said...

poco que decir luego del placer de leerte.

saludos

15/6/07 6:31 p. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Amigo, te leo y vuelvo a amanecer muerta! jajajaja
Perdono todo de tus letras, simplemente porque siempre me haces reír. Aunque después de leer tu texto debo comportarme seria verdad?
Si, todo duele. (Y qué busquen todos los puntos, jaja)
Hay que tomarnos un café con tu comadre. Me votaría de risa con uds.
Me voy ya.
Aplaudo tus letras.
Gracias.

Beso

17/6/07 8:24 a. m.  
Blogger Homo surfus said...

El punto del autoengaño es muy interesante, hay especies que lo practican para sobrevivir, yo creo que me abuso de esta cualidad, lo peor es cuando comenzás a creerte tus mentiras.
Me quedé con la duda: tienen cerebro los espermatozoides?

17/6/07 10:29 a. m.  
Blogger BUDOKAN said...

Muy buena tu reflexión. Como decía un amigo mío: "Aquel que no conoce es más feliz, pero yo elijo conocer" Saludos y siempre interesantes tus comentarios.

17/6/07 3:56 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Eso que una mujer le duele en todo el cuerpo es la segunda vez que lo leo un blog y me da risa. La verdad, Heriberto, no lo creo. A menos que una se haya ido con el mejor auto deportivo, los depositos de la cuenta secreta, y puesto la casa sobre ruedas dejandole solo el cepillo de dientes, no me lo creo. Y en ese caso le doleria el bolsillo que es otro organo sensitivo.
La verdad, Borges escribia bien, pero no me lo creo ni ahi, y dicho con las 4 decadas de carreteo que llevo y todavia sin levantar vuelo...

17/6/07 9:53 p. m.  
Blogger Margot said...

Eres depresiva con tendencia al cachondeo, me dijo un novio, y nunca encontré el punto G pero como también tengo un puntito ingenuo otro novio me dijo que no existia en mí porque yo era más de jotas.

Pero sí, te entiendo, a veces es el dolor ubicuo el que nos desubica y pensamos tanto.

Besitos a mi señor costarricense que cómo me gusta cuando se pone estupendo él!

18/6/07 11:08 a. m.  
Blogger Heriberto said...

Antes que nada aclarar por supuesto que el título viene de Vallejo, y que las dos alusiones son de Borges.

India: gracias comadre por los ánimos y las sugerencias, por cierto eso de fornicar es una tarjeta de crédito ¿verdad?

Letra de mujer: inubicables pero a la vez ubicuos.

Male prima, Usted es un tiro , un huracán, un atardecer jugando futbol, (todo sea que no se acuerdo de su barman).

Isabel, diosa de Roma: es posible que tengás razón; alguna vez creí en buscar la verdad, proclamar la verdad, etcétera, alguna vez.

Isa: pues sí, mirá vos que la habrá pasado a don J.L. Borges.

José Antonio: qué bueno que estés de nuevo de vuelta con tu blog, lo visitaré pronto.

Clarice: claro con la comadre India, habrá que hacer un viajecito por tus tierras cuando ella venga a por las Américas.
Gracias por el perdón, ja.ja.

Homo: es mejor tu opción Surfitus, sin duda es mejor esa opción.

Budokan: de acuerdo con vos, es solo que a veces no se elige conocer, simplemente las cosas son así.

Lady Zurikat: já, eso que contás sí que dolería.

Margot: entonces pobre mi señora de Madrí, ¿no hubo forma de que apareciera? Y lo de las jotas no te lo entiendo porque ando malo para eso del chelí madrileño (¿será eso lo que decís?)

18/6/07 11:28 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home