//-->

11.10.05

Ya viene la nueva novela de Houllebecq


Cuenta Antonio Lobo Antunes que una de las grandes desilusiones de su juventud ocurrió cuando cayó en cuenta de la existencia de otras personas que también leían a Dostoievsky.

Eso me sucede a veces con ciertos autores, se llega el momento en que me doy cuenta, como lo hizo Lobo Antunes de joven, de que existen otras personas, aparte de uno que creía que era el único, que los leen, rompiendo de esa forma la vana ilusión de exclusividad que secretamente guardábamos. No es acaso la búsqueda de exclusividad una de las fuerzas primordiales que mueven al mundo: exclusividad en el amor, en la atención de la madre, en la mirada de la maestra de tercer grado; esa absurda ilusión con la exclusividad nos hace sentirnos más amados, más sujetos.
Pues bien, ahora resulta que la presentación de la nueva novela de Michel Houellebecq traducida al español: La posibilidad de una isla , está a la vuelta de unas semanas y viene impulsada por una de las más grandes editoriales de lengua española, o sea que lo más probable es que muy pronto también llegue por acá; y , horror para mí, muchas más personas leerán a Michel Houellebecq. Nacido como Michel Thomas en la colonia francesa de las Islas Réunion en 1956, tomó el apellido Houellebecq de su abuela, quien lo crió, luego que su madre (una antigua hippie “sesentayochesca”) abandonara a su padre y se casara con un musulmán. Por sus comentarios en contra de la religión mahometana en un programa de televisión (estaba muy borracho, dijo luego) y por lo escrito en su novela Plataforma , fue acusado de blasfemia en las cortes francesas en las que se defendió con un buen punto: atacar a una religión no significa atacar a quienes la practican; al final del juicio las cortes lo absolvieron, no sin una gran controversia.

Michel Houellebecq es considerado unánimemente como “el autor más provocador de la lengua francesa en la actualidad”, ha escrito cuentos, poesías y cuatro novelas traducidas al español como La ampliación del campo de batalla, Las partículas elementales, Plataforma, y la más reciente La posibilidad de una isla.
Con un estilo brusco, sin adornos, cargado de descripciones crudas, mucho más ginecológicas que literarias, sus libros destilan la falta de fe en el futuro, la absoluta desazón, la vida como una molesta enfermedad de transmisión sexual, la muerte como solución y como único destino acogedor.
Desde su aparición en el panorama internacional en el 2000 con su segunda novela:
Las partículas elementales , ha sido blanco de multiples críticas, que, sin embargo, no han hecho más que aumentar su preponderancia en el panorama narrativo mundial.
“Houellebecq es el Ozzie Osbourne de las letras francesas contemporáneas”, dijo un crítico inglés. Escribió Rafael Conte en el Babelia: “Houellebecq elige tan bien sus temas, como si lo fueran de verdad (reales), y tiene tan malas intenciones que sería el colmo que al final escribiera bien, no faltaría más.” Otro crítico del London Times, dijo que Benny Hill (el comediante) era más un novelista de ideas que el francés. “Mal escrito”, “aburrido”, son algunas de los comentarios que sus obras han obtenido.
Las tres novelas que he leído : Ampliación del campo de batalla, Las partículas elementales y Plataforma me han dejado con un regusto de repugnancia, de desazón, pero, son obras poderosas y conmovedoras. En Plataforma, su penúltima novela, hace un relato de la Francia actual: con las tensiones raciales y xenófobas, (el padre del protagonista es asesinado por un musulmán), de la vida en la Francia gris y decadente de hoy, con barrios en donde la violencia y la marginalidad deterioran la calidad de vida; el libro también aborda el tema del turismo sexual, para el protagonista el cuerpo es lo único que verdaderamente disponen los habitantes de los países pobres y está bien que lo utilicen para ganarse el pan a costa de los bolsillos de los habitantes de los países ricos, (la teoría económica aggiornata). En su primera novela: Ampliación del campo de batalla , narra la aburrición, la desesperanza que solo se cura con la muerte, con qué otra cosa. En Las partículas elementales hace una crítica a los antiguos hippies sesetayocheros (como su propia madre desertora), se refiere con mucha “non chalance” a la depresión, a la locura, y, por supuesto, al sexo como una actividad para escaparse y a la vez consumirse en sus propias neurosis; algunos han visto en la novela una misoginia más que aparente : todas los personajes femeninos mueren de forma trágica y hasta con cierto sadismo o gusto, por ejemplo uno de los personajes femeninos se mata al caer por las escaleras en su silla de ruedas.
¿Cuál es el argumento de su nueva novela?, cuenta hoy el diario El País que le preguntaron ayer en España. "No sé. Es una crítica implícita al budismo en tres partes, una concluye con una situación sin salida, otra describe un nuevo acontecimiento que acaba en catástrofe, y la tercera no cuenta nada pero es muy lírica". Con eso quiso decir, a su manera, que mejor la leyera por él mismo.

A pesar de la gran cantidad de críticas negativas que esta nueva novela ha recibido cuando salió,-primero en Francia y luego en su traducción al inglés-, no dejaré de comprarla cuando aparezca en los estantes de las librerías de Costa Rica , precedida ahora sí, es de esperar, por un amplio despliegue, es que una novela de Houellebecq es algo que en mi condición de afecto a la literatura contemporánea no puedo dejar pasar por alto, y que leeré plenamente enterado de todo lo extra literario que le rodea, sin dejarme abrumar por el "hype", por la bulla.

Sólo una idea: para la presentación de Plataforma en Barcelona los editores incluyeron danzas con mujeres muy ligeritas de ropas y hasta a una joven que se hacía en escena un modelo en yeso de su organo como lo hacía en el libro una de las protagonistas, la primera edición se agotó al instante. No sé, lo anterior es solo un recuento de lo que en otro lugar hicieron con mucho éxito, no estoy sugiriendo que sus editores locales hagan algo así en el Centro Cultural de México o en el de España, o en la Alianza Francesa, no por supuesto que no.


Costa Rica - Literatura contemporánea - www.heribertorodriguez.blogspot.com - La Bitácora del Faro Tuerto- Michel Houllebecq para en español buscadores - Posibilidad de una isla- Plataforma - Las partículas elementales Michel Houellebecq español

1 Comments:

Blogger Alfonso Chacon Rodriguez said...

¿Es justo, se preguntaba una crítica literaria francesa al Clarín, que de las 20 pico de mil de novelas que aparecerán este año en Francia, solo se hable desde ya de la de Houellebecq? ¿Qué ya suene a Goncourt (hay por lo menos un miembro del jurado que ya ha anunciado su intención de votar por ella, sin que haya salido al mercado)?
Quizás MH suene a un Coelho mediático, el único best-seller francés de una literatura que parece que vio ya sus mejores días. Pero ciertamente el tipo no es de los que hace concesiones en su estilo, en una prosa de frases cortas, lenguaje de suburbio parisino y temàtica provocadora. Una idea de lo mediocre del sueño europeo, que ya vimos deshacerse en espejismo tras el fracaso de la constitución que los haría el país más poderoso de la tierra. Los franceses, parece, apunta Houellebecq, solo quieren una buena mamada de vez en cuando y tener pensión temprana. No más.

21/10/05 8:38 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home