//-->

30.1.07

La vida y la literatura







Las sentencias de Zadie Smith.

En esta época de mi vida se me hace muy aburrido retomar el estudio de la literatura como si estuviera praticando el más sancto oficio de diseccionador; por ahora, lejos de los canones y de la semiótica y de las engoladas teorías, prefiero incurrir en la grave falta de la comisión de la escritura de textos de distinto pelaje -aunque todos con el mismo pedigrí mestizo que es el único que me sale- antes que recorrer los manicureados campos de golf de las teorías literarias (no importa que al momento de iniciar el blog ese fuera uno de mis propósitos, total, se cambia de año y se cambia de propósitos, también). Sin embargo, en ocasiones me encuentro con aportes que me quitan el aburrimiento selectivo que me provoca referirme a estos temas. Por ejemplo, un reciente artículo en un periódico británico que además de proponer unas definiciones muy inteligentes se refiere de una manera especial a uno de los efectos que la literatura puede causar en quienes la consumen. “El estilo en la literatura – dice en The Guardian la escritora británica Zadie Smith- es entendido precisamente como una expresión de la personalidad... La personalidad de un escritor es su manera de ser y estar en el mundo: Su estilo al escribir es el rastro inevitable de esa manera.” Sigue dicendo la celebrada autora de Dientes blancos : “..el estilo...(en un escritor) debe verse como la única expresión posible de una conciencia humana en particular. El estilo es la forma con la que el escritor cuenta la verdad. El éxito o el fracaso literario, según esta medida, no depende solo del refinamiento de las palabras en una página, sino en el refinamiento de una conciencia, lo que Aristóteles llamaba la educación de las emociones.”
Y remata con unas elocuentes sentencias: “Los textos mal escritos no causan nada, no cambian nada, no educan ninguna emoción, no remodelan ningún circuito interior, ... en cambio un texto bien escrito nos conmina a aceptar su propia visión. Pasas la mañana leyendo a Chekhov y por la tarde, caminando por el vecindario, el mundo ya se ha tornado “Chekhoviano”.
Ahora que leo a la Smith, (sus palabras ajenas describiendo con precisión una realidad que es muy propia) caigo en cuenta de que yo mismo he sentido esos encantamientos de la literatura. Así si por las mañanas de mi infancia yo leía a Tom Sawyer o alguna novela de Verne, por las tardes ya no era el mismo y en vez de caminar con los amigos por las orillas del tan pedestre río Liberia yo andaba recorriendo el Limpopo o el Mississipi en busca de algún baobab o de la balsa de Huckleberry. Ese es uno de los efectos mágicos de la literatura de los que sí vale la pena hablar.

21 Comments:

Blogger Patricio Schmidt said...

Heriberto
gracias por tu visita y por tus palabras en mi blog
Adoro Costa Rica
Prometo volver a leerte
Saludos americanos

30/1/07 5:02 p. m.  
Blogger una de dos said...

Exacto! Leer atrapa y transforma y bue.. seguiré persiguiendo la huella de la escritura.
Por cierto, feliz año, Heriberto!
A.

30/1/07 5:30 p. m.  
Blogger silvia piranesi said...

Me encantó este post Heriberto. Muchísimo!!

30/1/07 6:08 p. m.  
Blogger Kathy_Cubi said...

escribes bastante bien...



espero que te vaya bien en todo!!!!!!!!!

30/1/07 7:29 p. m.  
Blogger India Ning said...

Absolutamente de acuerdo, contigo y con ella.
La percepción de las cosas cambia según a quién estés leyendo. Y efectivamente los paseos se dan con otro punto de vista adquirido, tras leer a buen escritor. de alguna manera aportan un grano de arena a tu educación, y no sólo eso, logran forjar tu personalidad, puede que hasta transformarla, y no dejan de bailar las palabras en tu cabeza, creándote dudas, preguntas y empujándote a buscar respuestas. Eso es lo grande estar vivo y consciente de ello, dudar e intentar encontrar una explicación.
Estupendo post, amigo, muy muy interesante.
Me alegra que estés de vuelta. Un abrazo bien grande!

31/1/07 6:13 a. m.  
Blogger tierrablanca said...

Muy acertada la cosa... me gustó esta vara.

Chau.

31/1/07 4:52 p. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Por eso prefiero mil veces escribir y esconderme entre las letras de los escritores, como tú.
Sueño, sonrío, cuestiono, vivo.
Algo más?

Te beso

31/1/07 7:03 p. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

jajajaja perdón, quise decir: que prefiero mil veces LEER, LEER, LEER.....no escribir,...no escribir...
quiero leer nomás....y refugiarme entre las letras como las tuyas...

(ahh horroroso blog-beta que no se puede borrar)

besosz

31/1/07 7:05 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Creo que esta autora ha dado en la diana. También a mí el mundo me parece distinto después o durante las lecturas. De hecho, creo que el mundo que yo veo es el resultado de todas las lecturas... Me ha gustado tanto tu post, que me lo voy a imprimir. Besos, querido amigo.

1/2/07 3:42 a. m.  
Blogger Marga said...

Of course!!!

Lejos de sesudos estudios, en los que alguna vez caí, mea culpa, aysss, la literatura es sólo (y para qué más?) eso... cambiar la mirada que se levanta de las hojas de un libro.

Lástima que cada vez me suceda menos pero cuando pasa... ufffff, es como tener la infancia y su asombro de nuevo entre los dedos...

Por cierto... qué tal esta Zadie? he leído alguna entrevista de ella a raiz de la publicación de su último libro pero no sé, me resisto a leerla. Cuéntame, me fio de vuestro criterio, Sir.

Besossssss hasta su tierra

1/2/07 10:08 a. m.  
Blogger Solentiname said...

kdclaro, ese efecto que hace pensar a los padres de un niño que en lugar de lector lo que es esquizofrénico, cuando lo ven ausmiendo personajes, paisajes, modos, visiones :)

1/2/07 4:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A mí me pasó que leí "Don Segunda Sombra" a los diez u once años y
cuando iba por la mitad del libro...¡me escapé de casa! Obviamente, estaba
identificadísimo con el personaje juvenil de Güiraldes..que huye de la familia porque quiere ser otro: quiere ser ese Segundo Sombra que es su ídolo. Huir de casa se me hizo crónico y creció a tal punto que en 1977 dejé
la casa grande (Argentina) y me vine a mi casa chica (Costa Rica); quedé
marcado por el librito, para siempre. Sigo huyendo tras un líder ignoto que tal vez es una autoimagen fantástica,idealizada; ahora me encuentro en el
bosque de una novela que ni sé cómo va a terminar. Un abrazo.

Ricardo Martin

1/2/07 4:24 p. m.  
Blogger Umma1 said...

Cómo me gusta tu blog Heriberto.

Eso es lo mejor de la literatura, darnos la posibilidad de otras miradas.

Esto pasa en todas las artes, una no es la misma después de escuchar una buena pieza musical.

Y no es la misma cada vez, después de releer ciertas páginas. Porque en cada aproximación se va más adentro.
El goce estético, el pensamiento, la entrelinea, el silencio. Y termina impregnando el entorno, por esa imprensión en la quedó atrapada.

No tendrá nada que ver, pero mientras te leía, recordaba "La ventisca" de Tolstoy.. y sigue pasando dentro mío como una película.

Un abrazo

1/2/07 5:31 p. m.  
Blogger Mariela said...

Gracias por tu comentario en mi blog.

Segundo, estoy de acuerdo, leer sobre todo, para mi, transforma. Nunca soy la misma en el prólogo que en la última página.

Un abrazoz

1/2/07 7:09 p. m.  
Blogger Francisco Ortiz said...

Claro que sí: cómo la literatura es útil y no sólo letras en un papel. Interesante y muy necesaria tu entrada. Da para pensar y para ver y para mirarse. Un abrazo.

2/2/07 2:33 p. m.  
Blogger DudaDesnuda said...

Te dejo unas palabras de Savater, vestidas para la ocasión:

"Ser por los libros, para los libros, a través de ellos. Perdonar a la existencia su básico trastorno, puesto que en ella hay libros. No concebir la rebeldía política ni la perversión erótica sin su correspondiente bibliografía. Temblar entre líneas, dar rienda suelta a los fantasmas capítulo tras capítulo. Emprender largos viajes para encontrar lugares que ya hemos visitado subidos en la nave de las novelas. Desdeñar los rincones sin literatura, desconfiar de las plazas o las formas de vida que aún no han merecido un poema. Salir de la angustia leyendo, volver a ella por la misma puerta. No acatar emociones analfabetas. En cosas así consiste la perdición de la lectura. Quien la probó, lo sabe."

Besos y lecturas.

2/2/07 2:38 p. m.  
Blogger Homo surfus said...

Entonces yo soy un terrorista literario, jajaja, bueno, alguien tiene que cagarse en la lengua de Cervantes!
Mmmhhh...lecturas que me hayan marcado? ...la última edición de Soho.

Mae, la verdad a nivel blogs literarios usted está solo en Tiquicia. My respects.

3/2/07 10:39 a. m.  
Blogger Seoman said...

La literatura es uno de los motores del mundo, dado que es uno de los hijos de la cultura, y sin cultura, exisitría el mundo, NO

3/2/07 2:21 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Creo que escribes mejor que 'bastante bien', y eso de tener un estilo, bueno no siempre sale. Es cierto que se transita por una senda, una veta como las que distingue a las maderas del fresno de la de abedul, pero no quiere decir que SIEMPRE se deba escribir de la misma manera. Y le pese a quien le pese, en los blogs se hace literatura.

3/2/07 10:13 p. m.  
Blogger Heriberto said...

!!Hey, gracias a todos por pasar!!
Nos leemos, lo mejor para todos.

5/2/07 6:05 p. m.  
Blogger Gustavo Adolfo Chaves said...

Esa cita de Savater que trajo a colación Dudadesnuda me parece a un tiempo pensada (inteligente) y emotiva. Vale recuperar ese fragmento genial del Diccinario Filosófico de Savater.

1/3/07 12:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home