//-->

2.7.07

Domingo en el Hiper

-“Mirá mis manos -Susana me enseña las palmas en proceso de perder la piel que las recubre-, es un daño provocado por el hígado”-, dice reclamándome con sus ojos inquisidores en medio de su mirada triste, más a mí que a ninguna de sus vísceras. Yo soy más culpable que un hígado. Saco de la bolsa trasera del pantalón la receta que me prescribió el psiquiatra la semana pasada. "Mirá mi receta, soy un estudiante universitario y oficialmente un paciente de depresión"-, le digo con talante serio. Intento que mi mirada logre transmitir con la misma elocuencia el mismo mensaje implícito en su mirada de hace unos segundos. Ella es más culpable que todas mis aletargadas serotoninas. Ya lo dijo Paz con esa contundente precisión de los buenos poetas: “Soy inocente cuando soy culpable, culpable cuando soy inocente”. Con el cuerpo se deja hacer lo que con la boca continua negando. Ella no quiere, dice con la boca más visible que habla con una mejor dicción que su otra boca que es puerta y habla menos, pero es más dominante y había dicho sí de la manera autónoma con la que esta boca expresa su voluntad. Muy poco después retoma paulatinamente la compostura, volvía a ser ella misma: su voz se tornaba pausada y melancólica, sus ojos se poblaban de una especie de sabiduría insólita e inesperada, se podía apreciar de cerca su actitud contemplativa frente a la vida. Mientras yo dormitaba, ella inmóvil a mi lado con la vista fija en el cielo raso, mostraba esa vocación mineral que tan bien le quedaba, con esa pasividad ajena a todo cuestionamiento que era su leit motiv, porque su leit motiv era su falta de leit motiv. Luego yo la examinaba una vez más con una calma fingida que disimulada mi resilente avidez, con detenimiento como si la tuviera que aprender para un exámen, como el que yo debería presentar mañana temprano en la Facultad, como si supiera la verdad que viene: que no la volvería a ver por muchos años, y que deberían ser esos recuerdos lo único que de ella guardara en la infiel custodia de mi memoria. Hasta ayer cuando la ví en la cola del Supermercado, vestida con lo que supongo es su atuendo normal de habitante del Midwest en los Estados Unidos, lugar donde ha vivido en los últimos dieciocho años con su marido que aún en este supermercado tan pacifista y cariñoso con sus clientes no ha perdido su rigor marcial de Marine, veterano de las primeras tormentas en el desierto. Sin razón aparente el extranjero me mira curioso, quizás como miraría a cualquiera otro de los "nativos" que estábamos pasando la tarde haciendo las compras domingueras. Desde una prudente distancia veo la forma como carga el six-pack de las cervezas con su mano derecha, tan diestra ayer en la tarea de tomar el pescuezo de los asustados soldados opositores y de permitirles que en último gesto pudieran apuntar con su lengua extenuada en dirección a la Meca. Pero Susana, entusiasmada con las revistas que desde cerca de la registradora contaban la actualidad banal de su país, el mismo que no visitaba desde hace años, no llega a verme. Es mejor así.

Etiquetas: , ,

25 Comments:

Blogger India Ning said...

Mejor así. Quietecito el pasado. Intactos los recuerdos en la memoria, sin borrones ni cuentas nevas.
Mejor así, sin frases que añadir a lo que de ella guarda el hemisferio correspondiente.
Mejor así.

Abrazos, compay querido!

2/7/07 7:08 p. m.  
Blogger MaleNa Ezcurra said...

Tantas veces nuestro leit motiv, es menos que nada.
Las cosa son, hasta en la ficción.

Lo abrazo compañero.

3/7/07 7:38 a. m.  
Blogger Mariela said...

et oui, mieux comme ça!!!

3/7/07 12:19 p. m.  
Blogger Francisco Ortiz said...

Prosa y creatividad de altos vuelos, de mucha calidad. De alguien que sabe lo que se dice. Como pocos, original y profundo... Te felicito. Un saludo.

3/7/07 12:30 p. m.  
Blogger silvia piranesi said...

No me han pasado cosas de ese estilo, pero anticipo que sería lo mismo al final. Mejor así.
Como Martín que encuentra a Inés años después con un mae estilo "mocasinos", es decir, como tu gringo, igualito. (Esto en una novela de bryce echenique)
Saludos Heriberto

(fijate en la redaccion de algunas partes, a veces me pareció enredado. no sé si es impresión mía)

3/7/07 12:34 p. m.  
Blogger El Analista said...

Cuantas veces me he llenado con la imagen de una mujer que luego sabia que sobreviviria en el recuerdo.
pero que lindos recuerdos

3/7/07 12:56 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Comadre: Me rindo ante tu sabiduría de futura emperatriz de la Generalitat, de actual Condesa de los Viñedos de Catalonia.

Malena: tantas veces nuestro leit motiv es la nada.

Mariela: oui, mais ce n'est pas vrai.

Francisco: muchas gracias por tus opiniones.

Silvia: ¿era en "La amigdalitis .." que sucede en París y en California o en la de " Martin Romagna? No recuerdo. Gracias por el comentario, ya subí una nueva versión, que la anterior era "Toma 1", ja,ja.

Analista: sí, y yo siempre me he preguntado de quién son esos recuerdos, de quien los produce o de quien se toma el trabajo de albergarlos en la mente.

3/7/07 2:09 p. m.  
Blogger el nombre... said...

"CON EL CUERPO SE DEJA HACER LO QUE CON LA BOCA CONTINUA NEGANDO", para mi esa frase es mas que excelente. me impacto encontrarlo escrito en un post, xq es lo q me parece que sucede siempre con las enfermedades.
la falta de leit motiv: una poetica descripcion de la depresion.
el relato, impecable.


besos

3/7/07 5:24 p. m.  
Blogger India Ning said...

Así me gusta, reconociendo mis virtudes y profetizando mi futuro. esto es un amigo.
¿Qué te debo?

4/7/07 7:42 a. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Ya me tocó esa sensación y uffff y después se escribe la ficción, jajajaja....
Cerca o lejos no lo sé...no lo sé.
Luego resulta que era mejor el pasado. No sé.
Encantada amigo.
Oye, tú pareces jarocho, se me hace que por acá te concibieron, jajaja.

Abrazos soleados.

PD. Te mandé un correo.

4/7/07 9:47 a. m.  
Blogger MALEFICABOVARI said...

Ummmmmmm, heridas de guerra???? Por lo menos ya no sangran, no??? Mejor así, el pasado, ni tocarlo, primo, que duele y remover, duele mas.
Bsssssssssssssssssssssssssssssss

4/7/07 4:27 p. m.  
Blogger Lady Zurikat said...

Bueno ya vuelvo, Lizzie esta depredando la cena en la mesa!

4/7/07 7:35 p. m.  
Blogger Margot said...

Sé de imágenes grabadas a cincel que guardamos para años después y también sé que al cabo de los años no encajan en el modelo si lo volvemos a ver... claro que lo que no sé es de que me sirve saberlo... jeje.

Un besote, señor de las letras y las costas!

5/7/07 9:34 a. m.  
Blogger Nosotras mismas said...

El pasado es el ayer, igual que el hoy es mañana. Con esto quiero decir que hay que vivir el momento porque pasa y rápido.

5/7/07 9:45 a. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Sí, quizá mejor dejar aquellos recuerdos y obviar el presente. Ella y su marido americano. ¿Qué tenías tú que hacer ahí? Besos, querido amigo.

5/7/07 4:02 p. m.  
Blogger Cromatica said...

Impresionante texto, aun cuando la ficcion la gobierna, he visto de lejos tantos encuentros que la casualidad esconde y no nos sorprende, solo espectadores de lo que ya veiamos venir!

Saludos tu prosa asombra.

5/7/07 4:44 p. m.  
Blogger Heriberto said...

El nombre: Gracias y sí, hay una tendencia a poetizar la depresión.

India: de nada comadre, de nada. Bueno luego te pido la caja del cava de tu tierra.

Clarice: es que a veces el pasado regresa mejor de lo que alguna vez fue. Y no, lo más cerca que he llegado es a una novia veracruzana que alguna vez tuve, pero ya se me olvidó, ja,ja.

Male: prima madrileña , es bueno leerte de nuevo.

Lady: ay Lizie gatita echada a perder por su madre, ja,ja.

Margot: mi señora de Madrí, es muy cierto, es que los recuerdos del pasado no calzan con las nuevas realidades.

Nosotras: sí, sí, Carpe diem.

Isabel: hola diosa de Roma, pues yo nada, el personaje haciendo sus compras en el Híper. Es cierto lo que decís.

Cromatica: hola, hola. Hay encuentros que hasta parece que el azar se ensaña

5/7/07 5:20 p. m.  
Anonymous esteban said...

yo de entrada leí la toma dos, y me gustó bastante, cómo es la cosa aquí? pura anécdota? que la gente sí le cuesta creer que uno es un mentiroso!

jeje. Saludos, este post me gustó mucho!

5/7/07 6:01 p. m.  
Blogger mi despertar said...

me gusta como escribes me siento contenta de haberte encontrado

6/7/07 9:28 a. m.  
Blogger BUDOKAN said...

Yo también creo que este relato es de la grandeza a la que nos tienes acostumbrados. Simepre un placer leerlos. Saludos!

6/7/07 7:27 p. m.  
Blogger lady ice said...

En el middlewest no se debe ir vestido a la ultima moda sino mas bien puritanamente, y eso si orgulllosos de ese militarismo que toma del forro del c... a los supuestos enemigos, como para remarcar que su pais es tan prepotente como insignificantes son las vidas de esta region...

8/7/07 10:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Heriberto: Me gusto mucho. lo lei mas de una vez. logras facilmente que uno haga su propio video mental. muchas frases que no se conforman con ser leidas y ya.

"Ella es mas culpable que todas mis alertagas serotoninas?"., "La infiel custodia de mi memoria?".
mensajes implicitos por todos lados!!!. genial me gusta mucho.

uN ABRAZOZOZOTE.

Carolina de Resonansias

9/7/07 10:23 a. m.  
Blogger Ontokita said...

me gusta tu casa

9/7/07 3:04 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Esteban: Me alegro que te haya gustado.

Mi despertar: hola siempre bienvenida.

Budokan: gracias.

Lady Ice: a decir verdad no sé cómo visten en el Midlewest, ja,ja.

Caro: gracias amiga.

Ontokita: qué nombre más sonoro el tuyo, siempre bienvenida

10/7/07 6:02 p. m.  
Blogger Clara said...

Quizás es mejor no lamentarse por "y si..." o "qué hubiera pasado si..." xq a veces nuestra realidad es la mejor de las opciones que ha podido elegir nuestro presente.

Bonita entrada, un beso

11/7/07 4:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home