//-->

31.7.08

Le doy DELETE


Veo una foto en la pantalla de mi computadora y escribo (o veo la foto para poder escribir). Pudo ser cualquier foto, pero, es la de ella sonriendo feliz, mostrando una despreocupación casi infantil, una completa alegría que uno cree que es a prueba de todo. Pudo ser cualquier foto. Pero es la de ella en un momento en particular, solo unos pocos meses atrás, cuando aún no había sucedido lo que luego sucedió que nos unió y nos separó conn matices tristes, con esa carga pesada que siempre trae el pudo ser. Un pasado, que de no ser por la foto que ahora veo por última vez, bien pudo ser falso, un punto fuzzy en la línea del horizonte de eventos que pude haber soñado con esa propensión a la ficción que quiero a veces padecer. Ahora, luego del anuncio público de ella esta misma tarde -sorprendentemente críptico, pero suficientemente claro para algunos que comprendemos, entonces, que ha acaecido al fin el cambio que será temporal en su cuerpo y permanente en su vida- sólo me queda darle DELETE a la foto, para que se pierda en ese basurero virtual, en ese tan poco celebrado cementerio. Le doy entonces DELETE y la foto de ella se escurre en el desaguadero digital por el que se van los unos y los ceros y por el que sería muy conveniente que se fueran también los recuerdos, algunos.

La foto en este post fue censurada por la interposición de los oficios de APROBLIM, la infamous "Asociación de Protección a los Blogueros Imprudentes", Capítulo de prevención antimatones.

Etiquetas: , ,

10 Comments:

Blogger Tarántula said...

Hermoso post, me he identificado con tu breve relato. Yo ayer en la tarde apreté a delete a muchas fotos que no quiero volver a ver y que en su momento significaron mucho para mi. Sinceramente, ha sido mágico para mí leerte en este momento de mi vida. Gracias por pasar por mi blog la otra vez, estoy pendiente siempre de colocarte a mis favoritos.

Besos. Gracias, gracias, gracias...

1/8/08 9:49 a. m.  
Blogger Warren/Literófilo said...

Que bueno Heriberto, me entretuvo, si a veces borrar foto es borrar recuerdos, yo por ello las tengo ocultas en un lugar que espero olvidar pronto, un saludo.

1/8/08 8:51 p. m.  
Blogger Mariela said...

olvidar las benditas fotos, guardarlas para un buen día borrarlas, o enfín.....

un gusto como siempre pasar por aquí amigo!

1/8/08 9:42 p. m.  
Blogger Sentenciero said...

La digitalización ha hecho que se pierda uno de esos placeres (no diré que ancestrales, porque hace poco más de un siglo que existen) que al final dejan huellas de tristeza: romper una foto o, cuando la cosa fue realmente atroz, quemarla. El DELETE no te dará esa fuerza de las uñas y las yemas y los músculos tensos.
Saludos.

2/8/08 7:40 p. m.  
Blogger Margot said...

A mí me gusta romper fotos pero ese delete es mucho mejor, dónde va a parar!!, es tan rápido que no da tiempo a arrepentirte...

Eso sí, los recuerdos tardan algo más, ays.

Beso sin censura!

4/8/08 4:31 a. m.  
Blogger BUDOKAN said...

Hola, la verdad que la desición de borrar una foto, sea el formate en que se encuentre, siempre es difícil. Yo en mi caso mo me atrevo. Saludos!

4/8/08 3:28 p. m.  
Blogger Homo surfus said...

...pero recordá que siempre existirá una versión de Norton para recuperar todo lo borrado!!
Muy bueno, muchachón!

4/8/08 9:12 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Tarántula: qué bueno que fue mágico para vos. Un saludote.

Warren: un saludo de vuelta.

Mariela: fotos y recuerdos, siempre juntos. Un saludote.

Sentenciero: sí , de acuerdo, es mucho más catártico romper las fotos de papel. Un saludo.

Margot: lo ha dicho Vd. tan bien como siempre mi señora de Madrí, es que su gracejo castizo, oiga que es de lo más agradable para los oídos de un americano. Un abrazote.

Budokan: es difícuil dejar atrás lo que lass fotos a veces representan. Un saludo erudito del cine.

Homosurfus: pues las cosas que quedan de los viajes al Coco y por ahí, ah no mentira , si era ficción,je,je.

5/8/08 3:14 p. m.  
Anonymous Julia Ardón said...

bonito relato, aunque en al vida real, cuando una se queda con una clavillo, por algún lado las fotos o los motivos para nuevas fotos es usual que vuelvan a salirnos por algún ladillo.

Como dice un dicho que ahora es mi preferido:

Cuando te toca, aunque te quites; cuando no te toca, aunque te pongas.

;)

13/8/08 11:09 a. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Me estás provocando a que me decida y de por terminado mi archivo de recuerdos muertos, ufff...necesito valor!
La cuestión es que no sólo se debe de ir a la papelera eh? todavía hay más procesos para que lleguen directamente al drenaje del no volver. Lo hiciste así? jaja
Porque puedo uno arrepentirse a a través de los dìas, buscar y ensusiarnos las manos en lo que buscamos en el cesto, jaja.

Besos amigo

G

15/8/08 8:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home