//-->

1.11.08

Playa Jacó



Recién llegado, el sábado antes del mediodía, lo primero que pude notar en la playa fueron las influencias nocivas de la globalización (levanto mi puño derecho hacia el cielo, en un saludo que también puede ser facista y empiezo a silbar la "Internacional" o algún jingle de Mac Donald's); por causa de lo que ocurre en China (el libro del mundo plano de Friedman ya se hizo viejo en mi altar de libros por leer). Resulta que el exceso no contemplado en el Plan Quinquenal de demanda de materias primas ocasionado por el despertar al consumismo (que termina de enterrrar al comunismo, lo siento, no es otro motivo más solemne) de más de mil millones de chinitos han ocasionado una severa crisis de aprovisionamiento en la industria de la moda de bañadores femeninos que ante la escasez de telas ha decidido heroicamente disminuir la parte de atrás de los mismos, en un esfuerzo digno de todo encomio por no dejar al mundo completamente desabastecido de tales prendas. Desde este Faro Tuerto hago votos para que la crisis productiva se solucione y no tengan los ilustres patricios de la industria del fashion que empezar a disminuir también la cantidad de tela a poner en la parte de delante de la parte de debajo de los bañadores de mujer. Así fue como pude comprobar otro hecho de la vida del siglo veintiuno: la diferencia entre las mujeres que usan sólo un sumergido y contestatario hilo en la parte de atrás de su vestido de baño y las que no lo hacen, no radica en el estado de las carnes y de la piel de persona, ni mucho menos en la edad o el atrevimiento o desinhibición de la persona, sino que radica en la fecha de compra del vestido de baño; todas las mujeres en la playa se podían dividir entre quienes habían comprado su vestido de baño en los últimos meses (coincidiendo con la crisis textil china) y las que habían salvado por más tiempo su vieja prenda de las agresiones de los elementos naturales y físicos y químicos y la conservaban desde hacía varios años, que eran, en esa playa abarrotada, una muy silenciosa minoría. La observación sirvió también para la confirmación empírica de lo que ya se ha dicho antes: “Uno de los rasgos más distintivos de la Cultura Pop Posmoderna es que si antes era más difícil encontrar la piel en el vestido de baño femenino, ahora es más trabajoso encontrar el vestido de baño entre la piel”. Previo a esta conclusión a Fukuyama se le ocurrió decir que la historia había terminado, por supuesto que no había terminado, como el mismo Francis debió reconocerlo tiempo después; sólo estaba, como el hilito, escondida (en alguna cueva de Afganistán o del desierto de Sudán, quizás, pero esa es otra historia). Unicamente en un bar esquinero con un nombre de marcada influencias liverpulianas tenían uno de los televisores -perfectamente visible desde la acera- dedicado al partido del Alajuelense, la multitud del lugar estaba compuesta por hombres con apariencia de extranjeros y por unas doscientas jovencitas dedicadas a la práctica de la segunda profesión más antigua del mundo (la más antigua no es, puesto que era necesario que sus clientes trabajaran en algo -ergo: la primera profesión más antigua- para que pudieran contratar sus servicios). En este bar de Playa Jacó las chicas conformaban una multinacional melànge de sexo trabajadoras de muchas nacionalidades: costarricenses muy jóvenes, dominicanas de bemba colorá y mofongo seco, argentinas que guardaban la bombilla del mate en su bolso, brasileñas morenas que se hacían pasar por dominicanas y ya decían “caltela” y “tostón”, nicaragüenses silenciosas y con la cara triste. Todas hermanadas por el culto al distinguido prócer que aparece en los billetes de cien dólares; no sé cuál es ahora, en el último que me dieron aparecía Tribilín. El personaje principal de la novela “Plataforma” de Houellebecq (no recuerdo ahora su nombre, digamos que se llamaba "Mersault") hace una defensa del turismo sexual, según la posición del personaje, las trabajadoras a menudo provienen de hogares muy pobres, prohibir su trabajo constituiría entonces una confiscación al único factor de producción del que son dueñas: su propio cuerpo. Esa noche las jóvenes salían acompañadas del local a consumar su trabajo formando un fluido muy dinámico que confirmaba la prosperidad del negocio. El partido terminó y yo dejé el local; es un decir, en realidad dejé la acera en donde había pasado más de una hora; en todo el rato no encontré a las muchachas colombianas que había visto más temprano en la playa, demasiada concurrencia en el local, o quizás, en el sentido más sano de la expresión, no fui capaz de reconocerlas con ropa, quiero decir con ese atuendo de luces que como todas sus interpares eran obligadas a llevar por las exigencias del mercado en el que ofrecían –según el decir del Mersault de Houellebecq- su propio factorcito de la producción (la pequeñita o no tanto "esquina del paraíso" que creen poseer). Caminé un rato por una parte de esta calle principal y todo me pareció más aburrido y convencional, ya visto: tipos drogándose en la calle, pleitos callejeros, drogadictos saliendo de las ruinas frente al mar en donde se atrincheraban durante el día, choferes imprudentes, borrachos tambaleándose. En la esquina, a unos veinte metros de donde me hospedaba, estaba una muchacha flaca de cara bonita con minifalda verde de punto que parecía exiliada del bar donde estaban las otras doscientas; un vicioso ataque de tos (casi pude ver su eczema broncopulmonar) le impidió responder mi pregunta, (bahh, no era nada importante, le había preguntado la hora o su tarifa). Me fui a dormir. Tres horas después me despertó el ruido de una persona tosiendo y vomitando en la calle al frente de la cabina me despertó tres horas después, recordé de inmediato algo que aprendí en mi época de Residente: la mayoría de las personas muertas por sobredosis de drogas fallecen atragantadas por su propio vómito; la persona seguía vomitando, yo ya no lograba dormir, me alegré de haber renunciado unilateralmente al juramento de Hipócrates (tenía los dedos cruzados en mi saco al momento de la Juramentación), los estertores de la persona desconocida no cesaban: Ya calláte River Phoenix, le grito levantándome de la cama, este no es el “Viper Room” y quiero dormir, no ve que estoy de guardia toda la próxima semana en el Hospital. Al cabo de un rato los ruidos de las arcadas fueron sustituídos por la sirena de una ambulancia primero y de una patrulla de la policía después. Imposible dormir así. Me levanto, salgo a la calle. La cara de la muchacha flaca de la minifalda verde seguía siendo bonita, aún.

Etiquetas: , , ,

26 Comments:

Blogger furia said...

le iba a comentar... y no pude

26/6/07 6:01 p. m.  
Blogger Homo surfus said...

Habiendo renunciado a incorporarte a la cadena, he descubierto el motivo: ya te habías deschingao con este post!! Jajaja!
Por un momento creí que era yo el que relataba desde Beatles Bar, la diferencia es que esta vez habían cincuenta putas más, yo conté esa vez sólo cientocincuenta. Seguramente las que faltaban venían de tu habitación.
Por aquí, Coco Verde y La Vida Loca son el pequeño bastión liverpuliano del Coco. Todo sea por la causa!



(Gracias por apoyar el blog ;)

26/6/07 7:17 p. m.  
Blogger marmol said...

en Jacó...
todo suele suceder...
pero como decis: Etiquetas: digresiones, ficción, inventos, Mentiras.
Saludos

26/6/07 8:49 p. m.  
Blogger Margot said...

Joer, de esas veces que la sonrisa se trastoca en mueca por lo certero, real, cabronazo y puñetero que eres el entresacarlo y plas, plas, aplaudo a rabiar...

Y un beso real como la vida misma y esos bikinis sin chicha ni limoná.

27/6/07 3:08 a. m.  
Blogger India Ning said...

Hay dos partes a tratar en este post, diferenciables y a tener en cuenta.
1.- Primera parte socio-económica y lo que la macro producción del gigante amarillo, puede afectar en el modus vivendis del resto del mundo. Del mundo abierto a nuevas tendencias claro, ya que en Irán (por poner un ejemplo) este drama textil no afectaría.
Tal vez deberíamos empezar a plantearnos la reimplantación de industria textil en Reus (Tarragona) por el bien ético y moral de la humanidad.

2.- Segunda parte socio-sanitaria. La deshumanización del gremio de doctores en medicina, es latente y brutal. La expansión del gremio del puterío es patente y preocupante. ¿Es que nadie folla si no es pagando o cobrando?

Querido compay, hay que ver lo bien que le sienta la hamaca, el pay-pay y el no derramar una gota de piña colada.

27/6/07 3:27 a. m.  
Blogger Letra de Mujer said...

Heriberto: recordame la próxima vez que vaya a la playa, que te invite y vamos juntos. No puede haber mejor programa para divertirme! De lo que no estoy segura es qué traje de baño llevaré.

27/6/07 8:51 a. m.  
Blogger resonANSIAS MAGneticas said...

Genial... Saludos...

27/6/07 12:14 p. m.  
Blogger Mariela said...

desgraciadamente tantas playas se han vestido rojo puta, con minifalda incluida, pero ni siquiera han cobrado, eso al menos sería digno

27/6/07 2:30 p. m.  
Blogger el nombre... said...

el primer comentario, antes de leer el post, es q creo q si la encerarron en algun hospicio, es x q ALGO ha de haber pensado la marylin

27/6/07 3:25 p. m.  
Blogger el nombre... said...

ahora, despues de haber leido el post, tengo que decirte que me impresiono el que no te hayas ido a socorrer a esa persona!!! mas al diablo, no necesitabas del juramento hipocratico para levantarte de la cama,o si? PERDON SI SUENO "SEVERA", pero por algo no pudiste dormir!!!

en segundo lugar, con el tema de las prostitutas, bueno... es mejor que est'en claras en lo que hacen, y no que sean putas que hipotecan su vida, a precio mas barato, a cambio de shopping-tarjeta libre- marido, y unos cuantos viajecitos.

y con respecto al fashion, y si!!!!
estoy aburrida de decirlo pero vale en este caso:"es lo que hay", y con esa frase nos tenemos que bancar tantas BARBARIEDAD(ES)!!!
no creo que la industria textil se arriesgue a quitar la parte anterior de la parte inferior del traje de bano: LAS CONSECUENCIAS DEL HORROR, ante tal situaci'on ser'ian fatales, creeme. no creo que al varon eso le resulte er'otico.



besos'

27/6/07 4:59 p. m.  
Blogger BUDOKAN said...

Muy bueno este relato que se armoniza muy bien con la foto de la hermosa chica. Siempre un placer leerlo. Saludos!

27/6/07 10:26 p. m.  
Blogger Pamela said...

Muy buen relato. Jacó siempre me llenó de tristeza, veo que con el paso del tiempo no ha cambiado.(hace diez años que no ando por ahí). Felicitaciones

28/6/07 7:16 a. m.  
Blogger Isa said...

Pues entre la crisis del tejido y la de la atención médica me he quedado con la sonrisa pespunteada de vomitona...
Muy buen texto (salpicaito de Houellebecq y todo... auqnue te recomiendo mejor sus 'Partículas elementales' o su 'Posibilidad de una una isla'), ya lo creo.
Saludos.

28/6/07 3:49 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Hola, primero aclarar que no soy médico y que lo que cuento es como dicen las "Tags" : ficción, mentiras, aunque la ambientación y la playa Jacó sean lugares reales.

Furia: ¿qué pasó?

Surfitus: no seas ingrato, y s1 me temo que en El coco se está poniendo feo el asunto.

Marmolina: ay pero qué es mentira, ficción, inventos, que chiquita más desconfiada.

Margot: gracias mi señora de Madrí, puñetero me gusta esa expresión, aunque no creo entenderla del todo; te cuento que aborté un posible viaje a tu tierra, ni modo, de por sí en Agosto hace mucho calor por allá.

India: dos puntos muy válidos los que sacás con mayor orden del que yo sería capaz. Y gracias por sacarme de la hamaca, la piña colada no se derramó, bueno al menos la del vaso, ja,ja.

Letra de mujer: gracias por la invitación, un amigo está viviendo en Mar del Plata, aunque ya se viene, en todo caso queda pendiente la invitación.

Resonancias: hola

Mariela: me temo que tenés razón.

El nombre: ah no yo no soy médico, que sino, ja,ja; y lo escrito es ficción. Por otro lado ya hay unos bañadores así, les dicen las "Zarigueyas malvadas", traducción literal del inglés, no pongo el nombre para el google no se me desoriente y me mandé gente ansiosa de verlos.

Budokan: hola amigo.

Pamela: vieras que cada vez está peor.

28/6/07 4:08 p. m.  
Blogger Heriberto said...

Isa: pués sí, de Houellebecq prefiero "Las partículas...", el último no me gustó, hace un tiempo puse un post en el que aparece una foto de mi perro destrozándolo,ja,ja.

28/6/07 4:10 p. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

ahhhh pero amigo, tienes que venir a las playas veracruzanas, no sé que encontrarás pero yo me libro del traje de baño, jajajaja.
y a ese médico hay que darle felicidad!
No puedo evitar la risa cada vez que te leo...siempre voy empezando seria pero no acabo contigo...jajaja.

Como siempre, eres brutal para tus relatos.

Muchos abrazos

28/6/07 6:35 p. m.  
Blogger peregrina said...

Digameos Heriberto, que este post saca algunas cosas "pesadas", por eso guardaré un silencio decoroso , aunque suscribo a india ning. y creo que me entiendes hombre.

29/6/07 3:28 p. m.  
Blogger Clara said...

Es genial lo que acabo de leer. Al final parece que todo es hipocresía; en China tanto puritanismo y censura para que posteriormente por razones de mercado, los nuevos modelitos tanga-bañador estén a la orden del día... que a mí me parece perfecto, (como si quieren ir en pelotas), asi se comprueba que las grandes causas que configuran la historia del mundo son por pasta o por equivocación.

Que viva el siglo XXI!

1/7/07 10:31 a. m.  
Blogger el nombre... said...

ufffffffffff.
(suspiro profundo)
qué suerte que no sos médico!!!!!


ahora si, muchos besos

1/7/07 7:31 p. m.  
Blogger Literófilo said...

Uno camina por ahi y ufale, hasta que huele..je je je je...pero en fin...Asi quieren TLC, si que traigan a todos los pedofilos y exportemos niñas...¿no?

1/7/07 9:25 p. m.  
Blogger Margot said...

Ummm veamos, puñetero es algo así como cabrito salaó y certero. Alguien que le saca punta a las cosas con mezcla de mala leche y simpatía. Más o menos...

Y ya no vienes? cachis!!! aunque sí, en agosto aquí se asan hasta los pájaros. El otoño es más bonito y llevadero...

2/7/07 4:18 a. m.  
Blogger Heriberto said...

Clarice: pues a las playas de tu Veracruz tengo que ir amiga, más aún con esa poco ortodoxia de los (tus) vestidos de baño, ja,ja...

Peregrina: entiendo tu "silencio decoroso"... ja,ja

Clara: por pasta Clara todo es por pasta, ja,ja

El nombre: no pues claro que yo no soy doctor , solo oficio de vez en cuando , ja,ja.

Literófilo: pues qué raro para algunos todo revolotea alrededor de un bendito tratado de libre comercio, creo que hay vida más allá de eso.

Margot: ya mi señora de Madrí, que os he entendido (no mucho), pero sí eso de puñetero siempre me ha gustado (aunque igual no lo entienda del todo), yo quiero ir de puñetero por ahí, ja,ja. Y sí se cayó mi viaje, quizás en otra ocasión, quizás, de todos mod te aviso que algunas "cañas: nos beberemos, sí señor.

2/7/07 9:51 a. m.  
Blogger El Analista said...

La forma de relatar hace que uno viva bien adentro lo que describis, supongo que es por eso que algunos pensaron que era un relato real, mas alla del escenario, buen trabajo mi amigo

2/7/07 10:35 a. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Una historia tremenda. Cuando he empezado a leerla, te iba a decir que eras un pequeño hipócrita, por preocuparte por la crisis china del textil, pero luego, al ver cómo sigue (con el turismo sexual) y ese final, ya no tenía ganas de hacerte esa broma. En fin, has reflejado la dureza de la vida con efectividad. Besos, querido amigo.

2/7/07 12:34 p. m.  
Anonymous Lully, Reflexiones al desnudo said...

Me hiciste dar deseos de estar en la playa en topless, son gusto también y saber dónde nos posamos. No en todo lugar playero es bienvenido esto, pero si te vas a broncear, que sea completo y no en parches, adoro dejarme acariciar suavemente por el sol.
Entretenido escrito y me hiciste sonreir al final.
Un abrazo afectuoso para tí!

13/7/07 11:48 a. m.  
Blogger Omar Cruz said...

Your blog is really good , you have interesting information , is really good written. Congratulation!!!. Do you want to see something more? Read it...Zeta Group, Great investment opportunity in Costa Rica: jaco bay. Visit us for more info at: http://www.zetaonline.com.

11/2/08 12:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home